J. M. Manzanares Puerta Grande en Castellón


por Alberto Lopera

Lleno completo en la primera corrida de la Feria de Castellón con uno de los carteles más rematados del serial. Manzanares, tal y como ya anunciara, viste de negro y azabache (también el capote de paseo) en señal de luto por su padre. El alicantino saludó una fuerte ovación tras el paseíllo.

Buen toro y muy bien presentado fue el de Cuvillo que abrió plaza. Fue algo tardo y se aplomó muy pronto, quizá acusó un puyazo fuerte, pero embistió con mucha nobleza y despaciosidad. Lo aprovechó Padilla mientras duró. Muy fácil en banderillas el jerezano. Brindó a Manzanares, fundiéndose ambos en un emotivo abrazo. Puso la plaza en pie desde el comienzo, en un saludo por alto de rodillas. Luego dejó momentos muy templados sobre la diestra, a un toro que tuvo que provocar mucho. Final entre los pitones y buena estocada. Oreja.

Le costó a Morante recoger al abanto segundo, pero cuando se quedó el de Cuvillo en el capote del sevillano, surgió la magia del toreo a la verónica, encajado y acompasado en medio de unos olés rotundos. El de Cuvillo, que atesoró calidad pero le faltó empuje, duró poco, aunque lo suficiente para que Morante torease de maravilla sobre la diestra en la que hubo muletazos de una gran despaciosidad. Muy torero el comienzo de faena, apoyado en tablas y llevándose el toro a los medios con trincherazos de una gran enjundia. Mató al segundo intento, siendo ovacionado.

Abrevió Manzanares con el inválido tercero, que el palco no quiso cambiar y con el que apenas consiguió dar una tanda el diestro. Lo mejor, la estocada. Gran tercio de banderillas de Curro Javier, cuadrando en la cara, destacando un segundo par dándole todas las ventajas al toro, midiendo muy bien el terreno.

El cuarto fue un toro importante, que embistió con profundidad y transmisión, siguiendo los engaños hasta el final. Tuvo más entrega por el pitón derecho. Faena vibrante de Padilla, que conectó con la gente desde las largas cambiadas de recibo. De nuevo se mostró fácil y variado con los rehiletes. Faena con el sello Padilla, que toreó largo y con buen gobierno primero, para calentar al tendido después en los desplantes y el toreo más efectista. Mató de una estocada algo desprendida. Oreja con fuerte petición de la segunda.

La disposición y técnica de Morante taparon muchos de los defectos del quinto, un toro de áspera y descompuesta embestida, que nunca fue metido en la muleta y que se metía muy por los adentros. Movilidad sin clase la del toro. Quiso Morante en todo momento, con ganas. Faena de más voluntad que sentimiento. Mató de estocada desprendida.

Dos orejas le cortó Manzanares al sexto, un toro de una gran calidad y templanza al que el alicantino toreó muy despacio en una faena en la que hubo muletazos bellos. Toreó casi al ralentí sobre la diestra, encajado y gustándose. El público estuvo muy cariñoso con Manzanares. Los circulares finales tuvieron largura. Mató de una gran estocada, que tumbó al toro sin puntilla. Dos orejas.

Castellón. Viernes 13 de marzo de 2015. Feria de la Magdalena. Toros de Núñez del Cuvillo, bien presentados y de buen juego salvo el inválido tercero y el descompuesto quinto. Juan José Padilla: Oreja y oreja con fuerte petición de la segunda; Morante de la Puebla: Ovación con saludos en ambos; Manzanares: Palmas y dos orejas. Entrada: Casi lleno. Se desmonteró en el 3º Curro Javier tras dos grandes pares de banderillas.