Se salvó “de milagro” la vida de Jiménez Fortes


por Alberto Lopera

18Jimenez Fortes está vivo de milagro. De esos milagros que solo se ven en los toreros y en las plazas de toros. La cornada, impresionante cuando el toro metió el pitón en el cuello del torero y le colgó, como un pescado en el anzuelo. Pero los médicos y el destino le salvaron la vida.

“Ha sido una cornada muy dura, en la que ha habido una suerte increíble porque el pitón ha entrado por el lado lateral del cuello y le ha llegado hasta el cuerpo vertebral. Ha estado a punto de seccionar el esófago y la suerte es que ha respetado la carótida y la yugular”. Son palabras del doctor Máximo García Padrós, momentos después de intervenir quirúrgicamente a Jiménez Fortes en la enfermería de Las Ventas.

“Es un milagro tremendo. Había visto dos cornadas similares a esta: una, la que tuvo Joselito en 1987; y otra, al año siguiente precisamente, la que sufrió su peón Campeño. Uno vivió y el otro falleció”, recuerda el galeno, que ahonda en el percance de Fortes: “Está vivo entre otras cosas porque desde que le ha cogido el toro hasta que le hemos empezado a operar no han pasado ni cinco minutos”.

Sobre la llegada del torero a la enfermería, el doctor asegura que el malagueño ha mostrado “una serenidad tremenda”; y comenta al respecto: “Ha entrado andando, hablando y pidiendo que le diéramos por favor un par de puntos que quería salir de nuevo a la plaza para rematar su faena, hasta que se ha derrumbado por completo cuando le hemos quitado la chaquetilla y la camisa y se ha visto toda la sangre que estaba emanando de las heridas”.

Cuestionado Padrós sobre cuál es su estado de ánimo tras atender el percance, señala: “Un estado de serenidad, porque en estos casos es lo que hay que tener para salvar la vida a estos héroes”; agregando cauteloso: “Hay que ser muy prudentes porque las próximas horas van a ser claves”.