Oreja a Abellán en medio de huracán


por Alberto Lopera

IMG_9408 IMG_9408Un auténtico huracán se hizo presenta toda la tarde en la plaza de Las Ventas ( de ahí su nombre: coso venteño) e impidió a los tres toreros del cartel estar como les hubiese gustado, especialmente en los toros 4º y 6º muy bravos y los mejores de un encierro muy serio y bien presentado de Parladé.

Miguel Abellán cortó una la única oreja de la tarde en un festejo condicionado por el incesante viento que azotó la plaza de toros de Las Ventas. Un festejo en el que Iván Fandiño se pudo reencontrar con Las Ventas en el último de la tarde. Por su parte, Perera estuvo por encima del peor lote.

Abellán paseó la oreja del primero de la tarde, un toro de Parladé noble pero que no se entregó en ningún momento y acabó midiendo mucho al torero madrileño. Abellán se vio obligado a muletearlo en los terrenos del cinco por el fuerte viento que condicionó una labor muy decidida en la que recibió a su oponente a portagayola. La faena tuvo una primera parte en la que anduvo muy paciente, asentado y ayudando al toro a romper para adelante; y una segunda en la que al natural y, de uno en uno, hubo limpieza y corrió bien la mano. Inteligente y firme, mató de buena estocada. Brindó su faena al equipo médico de la plaza, en la figura de Máximo García Padrós, en un gesto de torería y agradecimiento que reconoció el respetable con una cerrada ovación.

Iván Fandiño se ofreció su mejor versión en el sexto de la tarde, un astado encastado y con transmisión al que el de Orduño hizo una faena firme y emotiva. Se fue a portagayola y comenzó la labor con un pase cambiado en los adentros. La faena, toda ella en los terrenos del 5 por el viento, tuvo templanza y ligazón, sobre todo por el pitón derecho. El epílogo por bernadinas cambiando de pitón fue vibrante. Dejó un pinchazo al primer encuentro del que salió volteado quedando por unos segundos inerte en el ruedo. Se repuso y dejó una estocada pero el toro tardó en doblar y sonaron dos avisos. A pesar de ello se le pidió un trofeo que el presidente no concedió. Fandiño sorteó en su primer turno un toro deslucido, áspero y protestón. El vizcaíno, decidido, se fue a portagayola. Ajustada la suerte. Puesto y firme Fandiño, la faena no tuvo mayor brillantez debido a las condiciones de su oponente.


Madrid
, viernes 15 de mayo de 2015. Toros de Parladé, bien presentada y noble. El primero fue manejable, y destacó el buen cuarto y el sexto, encastado y con transmisión. El resto resultaron más deslucidos. Miguel Abellán, oreja tras aviso y palmas; Miguel Ángel Perera, palmas tras aviso y silencio tras aviso; Iván Fandiño, silencio y ovación con saludos tras fuerte petición y tras dos avisos. Entrada: No hay billetes.