Novillos muy serios del Conde de Mayalde


por Alberto Lopera

posadavolteretaUna interesante y muy seria novillada con el hierro del Conde de Mayalde sirvió para valorar las condiciones de tres futuros matadores de toros. Solo se cortó una oreja por Posada de Maravillas, pero la actuación del peruano Roca Rey y del francés Clemente fueron muy importantes y valoradas por la exigente afición madrileña.

El cuarto fue un novillo bravo, con ritmo, fondo, duración y clase, que descolgó y permitió a su matador, Posada de Maravillas, expresar su personal toreo. Sensacional utrero, de nombre “Agachado”, ovacionado con fuerza en el arrastre. Posada, que sufrió una auténtica paliza al ser volteado cuando el novillo salía del caballo, realizó una faena de mucha disposición y, fundamentalmente, con sello y distinción. Fácil, toreando despacio, con la cintura, enfibrado, dejó golpes de mucha torería al natural y también en los cambios de mano. Todo, con el mérito añadido de la tremenda conmoción fruto del percance. Mató de una buena estocada y la oreja fue unánime.
Firme y meritoria actuación la de Roca Rey frente al exigente y nada fácil sexto. Fue éste un animal bien hecho, bravo en varas y que se movió mucho, con nervio y carácter en el último tercio. Se arrimó mucho ante él Roca Rey, de nuevo brillante con el capote en un quite por gaoneras. Condujo después con la muleta muy bien las embestidas, pasándoselo muy cerca por los dos pitones. En cada una de las entradas a matar estuvo a punto de ser herido: primero en la ingle, saliendo del trance con la banda de la taleguilla abierta; luego en el pecho, sacándole el corbatín de un certero pitonazo; y por último en el cuello, donde sufrió un feo derrote. Si no llega a marrar con la espada, podría haber cortado una oreja. Saludó la ovación del público tras sonar un aviso.

El segundo tuvo un prometedor inicio de faena pero ya en la segunda tanda buscó las tablas y a partir de ahí lo que hizo fue defenderse y protestar. Clemente, que replicó con chicuelinas de mano baja un quite de Roca Rey por gaoneras, caleserina y brionesa, donde más lució fue en un torero inicio por doblones con la muleta. Luego, se estrelló con la pobre condición del astado y no anduvo acertado con los aceros.
Madrid, 18 de mayo de 2014. Undécima de la Feria de San Isidro. Novillos de Conde de Mayalde, bien presentados, de muy buenas hechuras, serios y variados de capas. Extraordinario el 4º, ovacionado en el arrastre; con movilidad y exigente el 6º. El resto, a menos y bajos de raza.Posada de Maravillas, silencio y oreja; Clemente, silencio en su lote; y Andrés Roca Rey, palmas y saludos tras aviso. Entrada: Tres cuartos.