López Simón abrió la Puerta Grande con su valor


por Alberto Lopera

DSC2060Por fin un torero abre la Puerta Grande de Las Ventas en este San Isidro 2015

López Simón abrió la puerta grande de la plaza de Las Ventas tras cortar una oreja a cada uno de sus dos toros de Las Ramblas estoqueados este domingo en Las Ventas.
 López Simón destacó su entrega absoluta desde el primer momento. Abrió con estatuarios muy firmes y siguió con series por los dos pitones con la muleta muy puesta adelante. Domeñó la embestida del animal en series ligadas y reunidas, con mucho ajuste además. Salió de una serie trastabillado, cayendo al suelo y pasándole el colorado de Las Ramblas por encima. Faena de mucha verdad del madrileño, que mató de una estocada de la que salió trompicado y paseó un trofeo pedido de forma unánime.

A base de una tensión brutal sumó un nuevo trofeo en el sexto. El toro resultó parado, sin querer embestir, llevando la cara alta y midiendo mucho. El torero, exponiendo y arriesgando, arrancó un apéndice de mucho mérito. Desde el primer muletazo exhibió una seguridad tremenda. Faena de mucha firmeza, de pisarle los terrenos al animal, sacándole muletazos de uno en uno y cruzándose siempre antes de cada cite. Puso el de Barajas toda la tensión que le faltaba al toro. Se jugó la vida. Actitud perfecta. Mató de pinchazo y estocada y se ganó el derecho a salir por la puerta grande de Las Ventas por segunda vez consecutiva en menos de un mes.

Abrió plaza un toro serio, muy astifino, con clase pero sin raza, embistiendo con demasiada docilidad y blandeando. Galván realizó un buen quite por gaoneras, muy templado, arrancando la faena de muleta con una pedresina en los medios. Faena con muy buen concepto, de mucho gusto, en la que quiso torear muy despacio e imprimió torería. No pudo compactar la labor por las condiciones del toro, pero dejó buenas sensaciones. Fue volteado en las manoletinas finales y mató de una estocada casi entera. Saludó tras sonar un aviso.

El segundo fue un toro deslucido, que embistió sin entrega, protestando por arriba y cayéndose por abajo. Víctor Barrio ejecutó una faena decidida y de buena disposición tanto con el capote como con la muleta. Saludó al animal por verónicas en el centro del ruedo, galleó por despaciosas chicuelinas iniciando el galleo con un farol de rodillas, e instrumentó después una faena en la que hubo corrección sin brillo. Mató de estocada y escuchó palmas.

Madrid, domingo 24 de mayo de 2015. Toros de Las Ramblas. Bien presentados pero deslucidos, de poco juego y muy bajos de raza. David Galván, saludos tras aviso y silencio tras aviso; Víctor Barrio, palmas en su lote; y López Simón, oreja y oreja. Entrada: Tres cuartos. Destacó lidiando al segundo Roberto Martín “Jarocho”, que se desmonteró tras parear al quinto. López Simón -que regresaba a los ruedos tras el percance del pasado 2 de mayo en Las Ventas- fue obligado a saludar tras el paseíllo.