Aranjuez una plaza de capa caída


por Alberto Lopera

AranjuezUna de las corridas más tradicionales en la temporada española ha sido desde hace más de ochenta años la famosa corrida de San Fernando – el 30 de mayo – en la Real Plaza de Aranjuez, a escasos 35 minutos de la capital, que ese día celebra corrida de toros en San Isidro, generalmente con un cartel de los llamados “flojos” porque la gran masa de aficionados acostumbran ir a los toros en Aranjuez donde siempre se da un cartel de tronío el día del Santo patrón.

Lamentablemente la “crisis taurina española” ha venido golpeando fuertemente a la empresa de Pablo Lozano Jr. a quien le adjudicaron la plaza por diez años, con fuertes pérdidas en las últimas tres corridas a pesar de llevar siempre -por obligación del contrato – a las máximas figuras.

DSC01978 copiaEste año como puede verse en la gráfica, menos de un tercio del aforo acudió a los tendidos. Y con un cartel sensacional: Pablo Hermoso de Mendoza, Enrique Ponce y el novillero de moda Alvaro Lorenzo quien por cierto esa tarde triunfó apoteósicamente cortando tres orejas.

Los aficionados se preguntan: cómo es posible que dos figurones como Pablo Hermoso y Enrique Ponce, ambos en la celebración de sus bodas de plata, y a escasos treinta minutos de Madrid, no logren al menos salvar de pérdidas al empresario?

Muy grave esta situación, además que el Ayuntamiento no le colabora en lo más mínimo y le exige a Pablo Lozano cumplir el contrato a cabalidad, perdiendo dinero en los últimos tres años,sin querer aceptarle la terminación del contrato a dos años de su vigencia.

Muy grave esta situación. Y así como Aranjuez, la crisis la viven plazas como Granada, Córdoba, y muchas otras de segunda y tercera categoría. Para no dejar de mencionar la gravísima situación de la Real Maestranza de Sevilla que en las dos últimas ferias el aforo no ha pasado de la mitad.