El Juli a hombros, y Morante abroncado


por Alberto Lopera

julipgJulián López “El Juli” se impuso a Morante de la Puebla en el mano a mano que cerraba la feria de Istres. El madrileño cortó tres orejas a una corrida de Garcigrande y Domingo Hernández. El sevillano, que logró los mejores momentos con el capote, no tuvo su mejor tarde y vio cómo el público le dedicaba una bronca tras la muerte del quinto.

Abrió plaza un toro de Domingo Hernández de correcta presentación y noble y manejable. Morante de la Puebla, molestado por el viento, no se llegó a acoplar con las embestidas de su oponente. Lo mejor llegó en el saludo a la verónica y en otro buen quite con varios lances con categoría y enjundia. Fue volteado sin consecuencias y vio silenciada su labor.

El sevillano fue silenciado también con un tercer toro que si bien tuvo nobleza le faltó clase y transmisión. Morante apenas lo intentó ante las escasas opciones de lucimiento del toro. Al quinto, de Domingo Hernández, lo recibió con una larga y buenas verónicas. Noble y manejable, le duró un suspiro el toro al de La Puebla que vio cómo el público le abroncó tras fallar además con los aceros.

EL JULI, TRES OREJAS, SE IMPONE

El Juli sorteó en su primer turno un toro noble pero sin clase al que hilvanó una faena de muchos muletazos pero sin llegar a compactar. El madrileño anduvo dispuesto en un trasteo que no llegó a tomar vuelo en ningún momento debido a las condiciones de su oponente.

Su segundo, con el hierro de Garcigrande fue un toro noble, manejable y con calidad. El madrileño construyó una faena que tuvo una primera parte ligada, templada y limpia sobre la mano derecha; y una segunda en la que pisó terrenos de compromiso. En la corta distancia anduvo fácil y seguro antes de finalizar con un ramillete de luquecinas y manoletinas y pasear la primera oreja.

Cerró plaza y feria otro toro de Domingo Hernández. Fue éste un animal noble y repetidor y ante él, el torero madrileño cuajó una faena técnicamente perfecta, seria y compacta. En un palmo de terreno la labor. Muy seguro Julián, acabó imponiéndose a su oponente. Mató de una estocada y paseó las dos orejas.

Istres (Francia), domingo 21 de junio de 2015. Toros de Garcigrande (3º, 4º) y Domingo Hernández (1º, 2º, 5º y 6º). Bien presentados y de juego desigual. Morante de la Puebla, silencio, silencio y bronca; El Juli, silencio, oreja y dos orejas. Entrada: Lleno. Morenito de Nimes actúa de sobresaliente. Saludó tras banderillear al segundo Raúl Cervantes.