D. Ventura cerró con broche de oro la feria de Burgos


por Alberto Lopera

Otro llenazo en la última corrida de la feria en Burgos, en la nueva y moderna plaza “El Plantío”. Esta vez fueron los rejoneadores los encargados de ponerle el cerrojo a la feriacon un triunfo grande de Diego Ventura quien salió a hombros junto a Oscar Borjas. Lamentablemente Pablo Hermoso pechó con un lote imposible por lo que no acompañó en la salida a hombros.

Una oreja paseó Pablo Hermoso del cuarto, un astado manejable, bajito de raza pero con nobleza y fijeza, aunque algo agarrado al piso. Pablo ejecutó ante él una faena de menos a más, en la que elevó el diapasón de su labor montando a Dalí. Tuvo que poner mucho de su parte el jinete para llegar encima del toro y clavar con espectacularidad y limpieza. Faena ambiciosa en ese sentido, coronada con las cortas sobre Pirata. Un rejonazo y un golpe de descabello pusieron el trofeo en sus manos.burgos_pg

Dos orejas logró Diego Ventura del quinto, un toro reservón, que esperó mucho y no fue nada fácil. Ventura hizo un alarde de capacidad, sobre todo montando a Maño, un caballo bayo con el que arriesgó llegando muy encima del animal y haciendo batidas de doble quiebro metiéndose al público en el bolsillo. Sobre Remate clavó cortas al violín y en carrusel, ligado todo a un par a dos manos también con las cortas. Faena de mucha capacidad, en la que se vio al sevillano muy por encima del toro. Mató de rejonazo en dos tiempos.

El tercero fue un toro bueno, que tuvo nobleza y buena condición. Paseó de él una oreja Óscar Borjas por una labor que fue, sobre todo, espectacular y distinta, con un toreo muy sencillo pero de mucha raza y entrega. Destacó fundamentalmente sobre la yegua Giralda, colocando violines y también en un par a dos a manos y en muchos alardes de monta. Rubricó con la yegua Carmen y a pesar de errar con el de muerte paseó el trofeo. Suplió su falta de oficio con mucho corazón y entrega.

Un nuevo apéndice logró del sexto, un toro bueno que completó el mejor lote de la tarde. Como en el otro, Borjas puso mucha decisión y entrega, revistiendo su falta de oficio con alardes de monta. Utilizó a Cativo, Ilusión y Giralda clavando violines que calaron en los tendidos. Mató de pinchazo, rejonazo y descabello.

Burgos, 1 de julio de 2015. Última de la Feria de San Pedro y San Pablo. Toros de Luis Terrón, de variado juego. Buenos 3º y 6º. A la defensiva y exigentes 2º y 5º. Manejable aunque agarrado al piso el 4º y de buena condición pero lastimado de salida el 1º.Pablo Hermoso de Mendoza, silencio y oreja; Diego Ventura, ovación con saludos y dos orejas; y Óscar Borjas, oreja y oreja. Entrada: Casi lleno.