Eugenio de Mora con la única oreja de la corrida


por Alberto Lopera

eugeniodemoracaratulaDespués de 34 años volvieron a Pamplona los toros del Conde de la Maza, esta vez trajo una corrida muy seria, astifina y con muchos kilos. Solo se les cortó una oreja y lo hizo Eugenio de Mora en el primero de la corrida.

Brindó al público Eugenio de Mora su faena al primero, al que terminó cortándole una oreja tras inventarse una faena en la que su disposición fue la nota más destacada. Arrancó de rodillas con muletazos por alto, mostrándose firme y con mucho oficio por los dos pitones. Tapó muchos defectos al toro, que pasó sin humillar ni emplearse, soltando la cara y sin ritmo. Labor con tesón pero sin brillo por la condición de su oponente. Mató de estocada trasera y tendida.

Cobró en varas el segundo, cuya muerte brindó al público Antonio Nazaré. El animal, sin terminar de emplearse, mostró templanza y nobleza. Dejó estar, pero se paró demasiado pronto en el último tercio. El sevillano lo pasó por uno y otro pitón en una labor que nunca alcanzó relieve. Mató de una habilidosa estocada y fue silenciado.

El tercero, de serias hechuras, desarrolló pronto sentido en el último tercio. Le hizo un par de feos, uno por cada pitón, y no se dio coba Juan del Álamo, que abrevió con él. Desconfiado con los aceros, el salmantino mató mal.

Pamplona, 12 de julio de 2014. Toros del Conde de la Maza, bien presentados y deslucidos de juego. Casi todos muy complicados y justos de casta. Más noble y manejable el 6º. Eugenio de Mora, oreja y silencio; Antonio Nazaré, silencio y silencio; y Juan del Álamo, silencio en su lote. Entrada: Lleno.