Con Miuras muy bien M. Escribano y Luis Bolívar


por Alberto Lopera

Luis Bolívar ha estado a punto de cortar la oreja del segundo toro de Miura en la última corrida de la Feria de Pamplona gracias a su muy buena faena donde con técnica y valor supo entender a su oponente. La única oreja ha sido para Manuel Escribano, mientras al tercero Salvador Cortés se le silenció su labor.

A portagayola se fue Manuel Escribano para recibir al primero en un lance poco lucido. Repitió suerte en el tercio, con más ajuste. Galleó por chicuelinas para colocar al toro en el caballo antes de cuajar un excelente tercio con los rehiletes, cuadrando en la cara en el primer par y jugándosela de verdad en un tercer par de infarto -en tablas y al quiebro- por su exposición y riesgo. A milímetros le pasó el pitón derecho del miura. El sevillano trató con suavidad y temple a un toro noble y a menos. Puesto Manuel Escribano en una faena bien resuelta y rematada con seguridad con la espada.

El segundo fue un toro encastado, con movilidad, prontitud y fijeza. Interesante. Luis Bolívar instrumentó una labor larga sobre ambas manos, de muchos muletazos y de buen oficio. Hubo pulcritud, firmeza y disposición en la faena del colombiano, que coronó de pinchazo, estocada y dos golpes de descabello.

El quinto embistió con brusquedad, a la altura del palillo de la muleta y derrotando cuando tocaba las telas. Imposible para hacer el toreo lucido. Defendiéndose siempre. Bolívar anduvo ante él con profesionalidad, probándolo por los dos pitones antes de matar de pinchazo, estocada y un golpe de descabello.

Salvador Cortés volvía a Pamplona y lo hizo con un toro deslucido, sin entrega y de corto viaje. Lo intentó el sevillano en una labor en la que hubo tesón pero careció de brillantez. Pasó un mal trago con el descabello y cerca estuvo de escuhar los tres avisos.

Pamplona, martes 14 de julio de 2015. Toros de Miura, de imponente presentación y desigual juego. Noble y a menos el 1º; encastado y fijo el 2º; deslucido y de corto viaje el 3º; complicado el 4º; brusco y deslucido el 5º; manejable aunque sin clase y de justo recorrido el 6º. Manuel Escribano, oreja y ovación con saludos; Luis Bolívar, silencio tras aviso y silencio; , pitos tras dos avisos y pitos. Entrada: Lleno.