Talavante,el mejor librado en la corrida de Valencia


por Alberto Lopera

talavSin cortar ninguna oreja a sus dos toros la tarde fue para Alejandro Talavante. Sólo la espada le impidió abrir la puerta grande. Su toreo, rotundo, seguro, templado y muy inspirado, cautivó al público valenciano.

Exquisita la faena de Talavante al burraco que hizo tercero, un buen toro de Victoriano, con mucha fijeza y nobleza. Hubo naturalidad y verdad en todo lo que hizo, dando vía libre a la improvisación. Mantuvo el interés de principio a fin, con una riqueza capotera que dio paso a un gran tercio de banderillas de Trujillo. Salió sin reservas con la muleta. Soberbio el comienzo, con las dos rodillas clavadas en la arena, metiendo los riñones y toreando con mucha sinceridad. Luego vino el toreo caro, todo realizado con la sutileza que exigía el toro. Un derechazo encadenado a un natural eterno desató pasiones. El final, más entre los pitones, tuvo emoción. Mató al tercer intento y se esfumó el premio. Ovación para el toro y el torero.

Volvió a dejar patente su buen momento frente al sexto, un toro que se movió con poca clase y cierta aspereza, al que el torero supo llevarlo bien gobernado en la muleta. Su firmeza y sobre todo el temple fueron claves en una faena notable y sólida. Mató de una buena estocada y aunque hubo una fuerte petición, el palco le negó la oreja. Dio una cariñosa vuelta al ruedo.

No acabó de romper la faena de Morante al segundo de la tarde, un toro algo suelto de carnes que fue protestado de salida. Tuvo movilidad el toro, aunque con el defecto de soltar la cara al final del muletazo con genio y no acabar de romper adelante. Cuando el de la Puebla le bajó la mano con autoridad, respondió el animal y dejó algún muletazo profundo. Lo intentó Morante en una faena tesonera, donde hubo más técnica que belleza, mal rematada con la espada.

Deslucido y descastado el quinto, el peor de la corrida. Ante la falta de opciones, Morante abrevió tras algunas probaturas. Mal con la tizona.

Muy desconfiado en sus dos toros como primer espada Finito de Córdoba fué silenciado

Viernes, 24 de julio de 2015. Toros de Victoriano del Río (4º bis), desiguales de presentación y juego variado, manejables en distintos grados salvo el quinto, el peor del conjunto; destacaron por su calidad 1º y 3º, aplaudidos en el arrastre. Finito de Córdoba, silencio tras dos avisos y silencio tras tres avisos. Morante de la Puebla, silencio tras aviso y pitos. Alejandro Talavante, ovación con saludos y vuelta al ruedo tras petición y aviso.