Tarde triunfal en alternativa de Roca Rey en Nimes


por Alberto Lopera

 

nimes_ternaTriunfal ha resultado la corrida de hoy en Nimes donde Roca Rey a ha recibido la alternativa de manos de Enrique Ponce y Juan Bautista de testigo. Los tres salieron al final a hombros

Roca Rey tomó la alternativa con “Pocosol“, de Victoriano del Río. El peruano toreó bien de capote, luciéndose especialmente en un quite por caleserinas. El toro, poco picado, perdió las manos pero se repuso para sacar virtudes en la muleta como la calidad, la nobleza y la fijeza. Roca arrancó bien por alto con muletazos a pies juntos junto a las tablas. Bien el peruano al natural a pesar de los inconvenientes del viento. Concluyó por luquecinas y mató de estocada entera caída. Oreja.

Roca Rey armó un auténtico alboroto en el saludo capotero al sexto. Se echó de primeras el capote a la espalda y toreó por ajustadísimas gaoneras, coronando el recibo con una larga cambiada de rodillas en los medios. Hizo sonar la música y la plaza se puso en pie. Llevó al toro al caballo por rogerinas pero, desafortunadamente, el de Juan Pedro se lastimó una mano y hubo de ser devuelto a los corrales. Salió en su lugar un complicadísimo sobrero de Victoriano del Río, al que saludó también de forma vistosa con el capote, entremezclando verónicas y chicuelinas. Brindó al público, empezó por estatuarios, pero pronto quedó de manifiesto que el toro se quedaba debajo de las suertes. Dio la cara por los dos pitones el nuevo matador, que no cejó en su empeño de buscar el triunfo llegando incluso a ser cogido. Se libró de la cornada, pero salió del trance doliéndose de la mano lesionada y de la pierna herida en Villaseca. Se volcó en la suerte suprema, agarró la estocada y fue premiado con una oreja de ley.

Enrique Ponce paseó una oreja del segundo tras una faena de indudable valor y mérito. El toro, poco picado en dos encuentros con el caballo, fue quitado por Juan Bautista por chicuelinas y revolera. Lo probó Ponce de primeras con doblones, mostrándose pronto el toro sin estilo y rebrincado. Bien el valenciano sobre la diestra, pero brilló especialmente en una gran serie de naturales. Sonó la música, prosiguió sobre la zurda y se lució en los cambios de mano. Coronó con circulares a pesar de la compleja condición del de Toros de Cortes, mató de estocada casi entera de la que salió doliéndose de la zona del abductor derecho y paseó el trofeo. Tras ello, pasó a la enfermería para ser atendido de una rotura de fibras, pero salió de ella y pudo proseguir la lidia.

Lo hizo a lo grande, pues le cortó las dos orejas al cuarto, con el hierro de Juan Pedro Domecq. Lo toreó con enorme suavidad, visiblemente mermado de facultades el valenciano. Prácticamente con una sola pierna, hizo el esfuerzo para terminar toreando muy despacio a un astado noble y soso. El de Chiva sacó al toro todo lo que tenía con tandas de gran dulzura y templadas sobre los dos pitones. Conquistó al público. Sonó un aviso antes de entrar a matar, sacando a continuación una serie de derechazos al ralentí y otros muletazos con la mano izquierda. Estoconazo. Segundo aviso. Dos orejas y Puerta de los Cónsules.

Juan Bautista cortó una oreja del tercero, un interesante toro ante el que hizo una labor técnica y variada. Noble animal de Toros de Cortés, saludado con una larga cambiada de rodillas, verónicas y chicuelinas. Poco picado, protestó bajo el peto el animal. Brindó al público para torear bien sobre la diestra primero, paciente, templado y seguro. Hubo una gran serie, rematada con un pase del desdén y otro soberbio de pecho. Al natural al toro le costó más y por ahí bajó un punto la intensidad de la faena. Mató de pinchazo hondo recibiendo y un golpe de descabello.

Al quinto, justo de presencia, feo y con cara, le hizo un buen quite Roca Rey, replicando por crinolinas, gaoneras y revolera Juan Bautista. Tomó los palos el francés, clavando uno de los pares al violín bajo una gran ovación. Brindó al público y comenzó de hinojos en las tablas por alto, siguiendo de rodillas sobre la diestra, muy bien y muy templado. Buen toro el de Juan Pedro, noble y repetidor. Se explayó el torero ante él, mostrando variedad y repertorio y vaciándose como torero. Buena faena del arlesano, prolongada quizá en exceso. Concluyó de una gran estocada en la suerte de recibir, que quedó incluso contraria de tanto atracarse. Dos orejas tras aviso y Puerta de los Cónsules.

Nimes (Francia), 19 de septiembre de 2015. Toros de Victoriano del Río (1º), Toros de Cortés (2º y 3º) y Juan Pedro Domecq (4º, 5º y 6º). Enrique Ponce, oreja y dos orejas; Juan Bautista, oreja tras aviso y dos orejas; y Andrés Roca Rey, que toma la alternativa, oreja y oreja. Entrada: Tres cuartos. Roca Rey, vestido de rosa palo y oro, tomó la alternativa con “Pocosol”, nº 8, tostado, de 509 kilos, nacido en marzo de 2010 y del hierro de Victoriano del Río. La terna fue invitada a saludar por el público tras el paseíllo. Contando la de Roca Rey, Ponce lleva concedidas 66 alternativas en su carrera. Iván García destacó pareando al primero.