Muy flojo el inicio de la Feria de Otoño en Madrid


por Alberto Lopera

alejandro_marcos_madCon más pena que gloria se inició la Feria de Otoño en Madrid. Los novillos del Torreón faltos de fuerza y de raza, además la actuación de los tres espadas no pasó de discreta.

Filiberto fue silenciado tras pasaportar al primero, un novillo de El Torreón bajo de raza y que no dio opciones al murciano. La faena se vivió entre las protestas del público por la poca fuerza del animal. No anduvo acertado tampoco el novillero de Calasparra con la espada.

El cuarto fue un novillo noble, que embistió con la cara alta y sin ninguna entrega pero con cierta movilidad. El de Murcia, molestado por el viento, hizo un esfuerzo y superó al animal y al vendaval con buena actitud dentro de una labor que contó con dos tandas de muletazos zurdos de cierta entidad. Conjunto en el que estuvo ajustado y valiente Filiberto. Mató de pinchazo y estocada caída y saludó la ovación del público.

El que hizo segundo fue un novillo noble y manejable pero desrazado y que embistió con la cara alta. Alejandro Marcos cumplió en una labor pausada, de buen trazo y armonía pero que se diluyó ante la falta de transmisión del utrero.

Joaquín Galdós no tuvo opciones con el tercero, otro animal desrazado y flojo al que intentó templar y sostener en la media altura el peruano pero la falta de transmisión condicionó una labor breve.

El sexto fue un novillo bien hecho pero deslucido. Noble, pero falto de raza y de fuerza. Labor cumplidora de Galdós, de empeño ante un novillo sin vida. Faena sin brillo. Pinchazo y estocada casi entera. Silencio.

Madrid, jueves 1 de octubre de 2015. Cinco novillos de El Torreón. Bien presentados, variados de hechuras, deslucidos en conjunto por su falta de raza y fuerza. Resultó noble y tuvo buena condición el 2º, aunque le faltó fondo.. Filiberto, silencio y saludos; Alejandro Marcos, silencio tras aviso en ambos; Joaquín Galdós, silencio en su lote. Entrada: Tres cuartos de plaza.