Dos orejas para Juan del Álamo en Zaragoza


por Alberto Lopera

_ARJ6505Abrió plaza un toro serio, bien hecho, ofensivo por delante. Gustó su expresión de salida siendo ovacionado. No se empleó en el primer puyazo y derribó en el segundo al picador. Banderilleó con facilidad y facultades Manuel Escribano. Dentro de su mansedumbre, el de Fuente Ymbro tuvo su punto de casta, se movió y embistió con clase por el pitón derecho en dos series ligadas y templadas del sevillano que lo sujetó con inteligencia hasta que se rajó por completo. Larga la faena. Una estocada y un golpe de descabello antes de saludar una ovación. A la puerta de chiqueros se fue a recibir al cuarto, al que cuajó un vibrante saludo a la verónica. Bueno el quite por tafalleras de Iván Fandiño rematado de una bonita media.

Iván Fandiño sorteó por delante un toro noble y manejable pero bajo de raza. Se movió sin clase, con mejores incios que finales, en un par de series iniciales en las que Iván Fandiño corrió bien la mano pero pronto se vino abajo el toro que llegó a a echarse durante la faena. Sin opciones el vizcaíno, que mató de una estocada entera. El de Orduña se la jugó de verdad con el peligroso y complicado quinto. Lo recibió por delantales y tras cumplir el toro en los dos primeros tercios, brindó a su cuadrilla. Bueno el inicio de faena, con gusto se dobló con el toro. Dos coladas por el pitón derecho fueron sendos avisos de lo que sería la condición de un animal duro. Entregado, comprometido y puesto, Fandiño se libró de milagro del percance en varias ocasiones. Un toma y daca la faena. Valiente el vizcaíno. Emborronó con la espada una sincera actuación.

El que hizo tercero, menos ofensivo que sus hermanos, fue un toro con movilidad, exigente aunque sin clase. Juan del Álamo, muy decidido, apostó de primeras dando distancia a su oponente en una labor firme, valiente, de notable actitud y mérito. Sin dudar en ningún momento ante un toro que soltaba la cara. Labor sin fisuras. Imporante el esfuerzo. Muy de verdad el salmantino. Se ajustó en las manoletinas finales y entró derecho en la suerte suprema cobrando una gran estocada antes de pasear la oreja. Otro trofeo cortó del sexto, el de mejor condición del encierro. El de Fuente Ymbro, con un notable fondo de nobleza, permitió a Juan del Álamo instrumentar un bonito quite a la verónica abrochado con una media muy personal. En los medios planteó y ejecutó la faena. Templados y de buen dibujo los muletazos en redondo, corriendo bien la mano. Bien con las distancias y el sentido de la medida. Bajó en ligazón la faena al natural, pero no la calidad. Capaz, metido y puesto el salmantino. Labor maciza. Mató de nuevo con una buena estocada y paseó la segunda oreja en su haber.

Zaragoza, jueves 15 de octubre de 2015. Toros de Fuente Ymbro. Bien presentados, serios, armados y ofensivos por delante. De juego desigual. El de mejor condición el sexto. Manuel Escribano, ovación con saludos y silencio tras aviso; Iván Fandiño, silencio y ovación con saludos; Juan del Álamo, oreja y oreja. Entrada: Dos tercios.