Apenas media plaza para ver a Morante y Talavante


por Alberto Lopera

DSC_0897Con apenas medio aforo de la plaza de Acho – asunto muy grave – si tenemos en cuenta la categoría y el costo del cartel con Morante, Talavante y toros españoles, se dio comienzo a la Feria de Lima. Al final a hombros el mexicano Joselito Adame y Alejandro Talavante al cortar dos orejas cada uno.

Abrió plaza un toro noble y manejable pero de poca fuerza y empuje. Morante de la Puebla dejó detalles de buen gusto, sobre todo en dos series templadas por la mano derecha, pero la faena no llegó a compactarse en ningún momento y fue silenciado. Morante de la Puebla brindó la faena al cuarto. Fue éste un toro bueno por su humillación y calidad en la embestida. Morante lo aprovechó en un gran arranque de faena y un par de series sobre ambas manos que tuvieron reunión, temple y gusto. Remató su actuación de una buena estocada y paseó una oreja.

Alejandro Talavante le cortó las dos orejas al que hizo segundo, un buen toro de Zalduendo al que hilvanó una faena presidida por el temple y la expresión. Con el capote se lució el extremeño en el turno de quites en el toro de Morante e hizo lo propio en el saludo por delantales y en un nuevo quite por gaoneras. Por estatuarios abrió una labor en la que toreó con naturalidad y la figura erguida. Toro de mucha clase, aunque un punto falto de transmisión.

Joselito Adame no tuvo opciones con un toro manso y rajado que hizo tercero.  Cerró plaza un toro noble pero sin fuerza ante el que Adame se lució en un quite por lopecinas muy jaleado. Abrió faena de rodillas, hasta siete los muletazos de apertura. Faena a más en la que conectó con facilidad con los tendidos. Más relajado sobre la diestra, con mayor poder al natural, el torero hidrocálido toreó con mando y corriendo bien la mano por ambos pitones frente a un animal de corto recorrido. Mató de una gran estocada y a sus manos fueron a parar las dos orejas.

Lima (Perú), domingo 1 de noviembre de 2015. Toros de Zalduendo, correctos de presentación y de desigual juego. El segundo, con clase, aplaudido en el arrastre. El cuarto, humillador y con calidad por el pitón izquierdo. Morante de la Puebla, silencio y oreja; Alejandro Talavante, dos orejas y ovación con saludos; Joselito Adame, silencio y dos orejas tras aviso. Entrada: Media plaza.