Solo una oreja para Juan Carlos Cubas en Lima


por Alberto Lopera

cubasssSolo una oreja se cortó en la cuarta corrida de la feria en la capital peruana, lo hizo el torero nacional Juan Carlos Cubas, mientras los españoles Urdiales y Luque se fueron de vacío por culpa del pésimo juego de los toros de la Quinta.

Diego Urdiales fue silenciado tras pasaportar al primero, un toro manejable pero al que le faltó transmisión en el último tercio. A menos el toro. La faena del riojano, que anduvo templado a la verónica de salida, no rompió en ningún momento. Mató de una estocada entera. Su segundo, gazapón, le faltó entrega en su embestida. Áspero. Lo intentó el torero de Arnedo que dejó detalles sueltos antes de matar de una estocada arriba.

Juan Carlos Cubas cortó una oreja del segundo, un toro de nombre Alpargatero que resultó ser notable por su entrega, ritmo y clase en la embestida. Lo aprovechó el torero local, que brindó la faena al público, en una labor reposada y templada sobre ambas manos. A más la faena, rematada por Cubas de una estocada entera y desprendida. Brindó la muerte del quinto al cielo, pero su labor, fundamentada sobre la mano derecha, no contó más que con algunos pasajes sueltos de cierto interés. Faltó unidad al conjunto, que además fue coronado con estocada que hizo guardia. Hubo silencio.

Daniel Luque sorteó por delante un toro complicado y a la defensiva. Cuando embistió lo hizo siempre con la cara alta. Llegó a arrancarle el corbatín al torero sevillano que no tuvo ninguna opción de lucimiento. Se encajó bien a la verónica Luque ante el sexto, tanto en el recibo como en el posterior quite. Basó su labor sobre el lado izquierdo, el mejor pitón del toro, pero al animal le faltó chispa y, con ello, a la faena le faltó consistencia y transmisión. El animal, además, acusó su querencia a tablas y se puso gazapón. Optó por abreviar el sevillano, dejando una estocada baja.

Lima (Perú), domingo 22 de noviembre de 2015. Toros de La Quinta. El segundo, de gran juego. El resto, de escasas opciones. Diego Urdiales, silencio en ambos; Juan Carlos Cubas, oreja y silencio; Daniel Luque, pitos y leve división de opiniones. Entrada: Tres cuartos de plaza. Los tres toreros fueron obligados a saludar tras romperse el paseíllo.