Alzate cortó la única oreja en Cali


por Carolina Baquero

DSC00444Con algo más de un tercio de aforo se llevó a cabo la tercera y última novillada pre feria en la plaza de toros de Cañaveralejo. Hoy se cortó la única oreja hasta el momento del seriado novilleril, por el torero Juan Camilo Alzate.

Se lidió un encierro de la ganadería de Fuentelapeña, propiedad de los herederos de Don Abraham Domínguez, bien presentada y con juego variado; destacando los lidiados en primer y segundo lugar, este último premiado con la vuelta al ruedo.

El novillero de la Escuela de Santiago de Cali, Juan Camilo Alzate, logró ejecutar una faena en el centro del redondel, ligada, en redondo y por el pitón derecho; el ejemplar de vino de menos a más durante la lidia, fue enrazado, encastado y noble, careció de clase y finalmente su motor se acabó. La actuación de Alzate fue destacada, pausada y con toques muy artísticos. Las ilusiones de una oreja se fueron con un mal tercio de muerte. Silencio y palmas en el arrastre para el novillo.

Aunque sonó la música durante la segunda faena de Juan Camilo, la lidia careció de conexión con el público, no se entendieron toro y torero. La faena fue de uno en uno, con sensación constante de peligro, actuación en donde el novillero estuvo por encima de las condiciones del ejemplar que manseó y acudía a regañadientes. Estocada completa y de buena colocación. Oreja.

Sorpresa positiva dio el torero mexicano Nicolás Gutiérrez, nacido en Aguascalientes, que construyó poco a poco una faena técnica, con poder, mejorando las condiciones del ejemplar… Cada pase fue más ligada con el paso del tiempo, sonó la música y fue coreada su labor. Pasó algo de apuros con la espada, sin embargo remató con una estocada hasta la empuñadura. Vuelta al ruedo para novillero y novillo.

No tuvo tampoco suerte el hidrocálido en el quinto de la tarde, un novillo manso, bronco y sin posibilidades. Al novillero mexicano le faltó actitud, aunque tuvo habilidad para resolver algunos momentos complicados de la faena, no estuvo correcto durante la lidia de su ejemplar, algunos pases de adorno pero sin sometimiento a un toro que lo requería. Estocada delantera y descabello. Palmas.

La falta de experiencia hizo su efecto en el novillero bogotano, Santiago Fresneda “El príncipe de América”, quien tuvo por delante un novillo que lo probó con un manojo de defectos de embestida, tardo, sin clase, manso y sin codicia. Fresneda se vio embarullado y sin norte, tiene voluntad y ese es su gran mérito; pero debe reforzar más las colocaciones en el ruedo. Estocada efectiva, un poco desprendida.

Definitivamente pechó con el peor lote de la tarde, Santiago se encontró con un novillo manso, que reculó durante todo el tiempo de lidia, se resistía a pasar por la muleta; pañosa que se vio muy trompicada. Pase de uno en uno, pases de voluntad y desplantes para dar emoción al público. Estocada completa y efectiva. Petición de oreja.