Falleció Limeño, torero de los años sesenta


por Alberto Lopera

5_thumb_380A la edad de 79 años falleció en Sanlúcar de Barrameda el matador José Martínez “Limeño” tras soportar grave dolencia desde hace varios meses. Estuvo en Colombia donde toreó en las ferias de Cali y Manizales. Fué un torero del gusto de los sevillanos de cuya plaza Maestranza salió cuatro veces a hombros por la Puerta del Príncipe.

Limeño nació en el matadero municipal de Sanlúcar de Barrameda el 19 de septiembre de 1936. Hijo de un modesto novillero que se anunciaba como “Chocolate” y de una gran aficionada a los toros, que incluso se atrevía a torear a las reses que aguardaban en el matadero, vivió siempre rodeado del mundo de los toros.

El diestro gaditano fue uno de los toreros importantes de su época. Se vistió por primera vez de luces en El Puerto de Santa María el 21 de octubre de 1950, cortando una oreja. Debutó con picadores en la plaza de Sanlúcar el 10 de agosto de 1952, lo hizo anunciándose como Pepito Martínez, no sería hasta 1954 cuando se apodaría Pepe Limeño. Despertó el interés de los aficionados desde su etapa de novillero, en la que consiguió abrir la puerta grande de Las Ventas el 12 de julio de 1959.

Tomó la alternativa en la Real Maestranza de Sevilla -plaza que vio sus mayores éxitos- el 29 de junio de 1960, con Jaime Ostos de padrino y Curro Romero de testigo. Confirmó en Madrid el 24 de mayo de 1962, con Diego Puerta de padrino ante toros de Pérez de San Fernando. Pero su carrera estuvo marcada sobre todo por Sevilla, allí consiguió abrir cuatro veces consecutivas la Puerta del Príncipe (1968, dos en 1969 y 1970), tres de ellas con toros de Miura. Se retiró en 1971 y volvió a reaparecer hasta en dos ocasiones más. Dejó los ruedos definitivamente en 1980, con 44 años de edad. Se cortó la coleta en El Puerto de Santa María, el mismo día en el que dio la alternativa a su paisano Manuel Rodríguez “El Mangui”.