Roca Rey, imparable. No hay quien pueda con él.


por Alberto Lopera

rocareysancristobal

Cuando un torero está en “racha buena” no hay quien le pueda. Es lo que ocurre con el joven matador Roca Rey en los actuales momentos. Siempre triunfa y en forma absoluta. En San Cristóbal ayer, sustituyendo aMiguel Abellán, nada más bajarse del avión que le condujo desde Medellín (Colombia) en donde participó el viernes en un tentadero, se vistió de luces y arrasó con todos en la cuarta corrida de la Feria de san Cristóbal (Venezuela).

Roca Rey, que sustituía a Miguel Abellán, fue el protagonista de la tarde. Ante su primero del lote dejó las cartas mostradas desde el mismo momento que saludó de capa a un toro que se rendiría ante la poderosa muleta de un joven torero que asusta al miedo. Una oreja. Su otra labor fue nuevamente un tratado de ambición, torería y raza para entender las virtudes y defectos del noblote astado, que metió en su muleta, a base de sitio, colocación, sobrada técnica y una firmeza poca vista, incluso faltándole el respeto al toro, lo que le costaría volteretón sin consecuencias. Dos orejas.

Para El Fandi la tarde no le fue fácil. El que abrió lidia ordinaria fue un ejemplar aquerenciado en tablas. El sardo que cerró su paso por la feria fue otro regalito, al que metió en vereda con una muleta de firme intención por justificar las cambiantes embestidas del burel que fue exprimido al máximo.

Gregorio Torres “Maravilla” no tuvo su tarde y no terminó de acoplarse con su lote.

Abrió plaza el rejoneador Andrés Chica, que se lució en una labor ortodoxa, especialmente en la colocación de banderillas de frente y al quiebro. Lamentablemente los rejones de muerte le privaron de cortar oreja.

San Cristóbal (Venezuela). Sábado 30 de enero. Toros de Rancho Grande (2º, 3º y 6º), El Prado (4º, 5º y 7º) y Santa Rosa (1º), este último para rejones, en su conjuntos dispares de presencia, que sacaron a relucir complicaciones propias de toros descastados y a menos. ANDRÉS CHICA: Palmas; EL FANDI: Palmas y palmas; MARAVILLA: Silencio y palmas; ROCA REY: Oreja y dos orejas. Entrada: Casi lleno.