Sensacional Diego Ventura en la última de Feria


por Alberto Lopera

IMG_0001La mejor entrada de la feria, un lleno casi total en los tendidos bajos de la plaza para vivir la última corrida.

Un interesante encierro de Ernesto Gutiérrez, encaste propio con procedencia Murube y Santacoloma, con dos toros excepcionales lidiados en cuarto y sexto turno premiados con fuertes aplausos y vuelta al ruedo.

El rejoneador Diego Ventura vivió el cara o cruz de la fiesta. Su primero muy tardo y siempre cruzado en todas las suertes, haciendo gran esfuerzo en la colocación de banderillas con “Oro” la estrella de su magnífica cuadra. Al final se hizo el toro imposible para la colocación de los rejones de muerte.

Afortunadamente tuvo en su segundo a un toro bravo, templado en las farpas de recibo con “Cigarrera” y crecido en las banderillas al quiebro con “Ordóñez”, de frente y al pitón contrario que enloquecieron los tendidos que llegaron al paroxismo cuando salió “Morante” mordiendo el morrillo del bravo oponente. No paró de sonar la música ni las ovaciones continuas mientras con “Toronjo” adornaba con tres rosas en lo alto y rematar espectacularmente con las banderillas a dos manos. Actuación de dos orejas en cualquier plaza del mundo, pero la suerte no lo quiso así. De nuevo el fallo con los rejones mortales le cambiaron la Puerta Grande por una ovación muy sonora.

También los fallos con el acero privaron a Iván Fandiño de pasear las orejas en sus dos toros. Las series de mano baja en redondo a su primero presagiaron el triunfo que al final se esfumó ante la tardanza del toro en doblar con estocada entera. La faena a su segundo, un ejemplar sin clase desde la salida, que embistió con la cara alta, nos mostró a un torero entregado al máximo que supo a base de técnica someterlo en tandas de muchísimo mérito y rematarlo de pinchazo y estocada efectiva.

IMG_0083 copiaLa única oreja de la corrida fue para el joven de la tierra Luis Miguel Castrillón lograda en buena ley ante el toro de mayor bondad y nobleza al que remató de certera estocada. Además se llevó en suerte el mejor toro del encierro, el sexto. Con temple exquisito y nobleza de embestida logró bordar series preciosas con ambas manos, rematadas con arte del bueno. Su juventud y buenas maneras contagiaron los tendidos que acompañaron con los olés y la música una faena que ameritaba un gran final, que no vino. Las dudas con la espada le negaron ese feliz final al ver arrastrar en la vuelta al ruedo al noble oponente con las orejas en su sitio.

RESUMEN – Cuarta corrida Feria de La Macarena. Lleno en los tendidos bajos. Toros de Ernesto Gutiérrez de aceptable presencia y juego variado. El rejoneador Diego Ventura, silencio y gran ovación con saludos. Iván Fandiño, ovación con saludos en ambos toros. Luis Miguel Castrillón, oreja y palmas.

FOTOS: de JULIAN VELASCO, para LA MEJOR