Roca Rey se ubica pronto en figurón del toreo


por Alberto Lopera

Hoy en Valencia en el esperado mano a mano con Alejandro Talavante, el peruano Roca Rey ha dicho “aquí estoy” y  cortó tres orejas a los toros de Victoriano del Rio, mientras su alternante solo paseó un apéndice.

La tarde estalló en el cuarto, al que Roca le cortó las orejas tras una faena de enorme mérito y exposición. Respondió el peruano con caleserinas -lo mejor fue la media de remate- al quite por delantales que hizo Talavante. Brindó al público y abrió faena con pases cambiados por la espalda y una arrucina ligada a un cambio de mano y a otro de pecho que provocaron la efervescencia del público. Soberbia fue también la primera serie sobre la derecha, ligando en un palmo, dejando la muleta puesta en la cara y obligando a repetir al manso castaño de Cortés. Buena resultó también la segunda por ese pitón, sacándose la embestida por detrás y ligando todo con un cambio de mano eterno. Siguió el diapasón con la zurda, toreando por abajo, exigiendo al animal, gobernando su embestida. El final por arrucinas, con el toro pegado a tablas, puso a la gente en pie. Se inventó la faena. Y conquistó Valencia. Bernadinas, estocada atracándose de toro y dos orejas del tirón.

Con gaoneras recibió Roca al burraco sexto. Descaro y desparpajo en el recibo. Y valor. Con rogerinas puso en suerte ante el caballo al animal, que se empleó y empujó bien en la primera vara y se arrancó con alegría en el segundo encuentro. Replicó Roca al quite de Talavante. Lo hizo con chicuelinas combinadas con tafalleras. Tras brindar de nuevo al respetable, deslumbró con un inicio de rodillas que puso al público al rojo vivo. Nueva réplica al extremeño, que en el toro anterior arrancó de igual guisa. Luego, la muleta en la cara fue la solución que aplicó para tratar de retener al animal en sus constantes huidas. El de Victoriano se rajó a las primeras de cambio, pero ello no fue óbice para que Roca siguiera exhibiendo su entrega sin límites. Una serie de naturales de rodillas dio fe de ello. Mató de estocada y sumó un nuevo trofeo a su esportón

El quinto, una mole de casi 600 kilos, derribó con estrépito en el primer puyazo. Un par de verónicas de Talavante poniendo al toro en suerte tuvieron usía. Roca entró en su turno y quitó por el mismo palo, luciendo especialmente en la media de remate. Talavante, picado tras el triunfo de Roca en el toro anterior, hincó las rodillas en el suelo en un inicio de faena brutal, arrollador. En uno de los muletazos por alto fue trompicado por los cuartos traseros del animal y, sin inmutarse, volvió a echarse de hinojos para ligar una serie de derechazos, relajada la figura, coronada con un gran pase de pecho también de rodillas. La plaza se puso en pie. Era el triunfo de la competencia, el pique entre dos toreros. Luego, Talavante alternó las series sobre ambas manos aprovechando con recursos y agallas la bruta y deslucida embestida del burel, que si acaso ofreció más opciones por el pitón derecho. Conjunto de más a menos epilogado con una estocada desprendida. Oreja.

Valencia, 17 de marzo de 2016. Séptimo festejo de la Feria de Fallas. Toros de Victoriano del Río -1º, 4º y 5º con el hierro deToros de Cortés-. Bien presentados aunque desiguales de volúmenes. Corrida mansa, áspera, correosa, con movilidad pero sin clase ni entrega. Alejandro Talavante, ovación con saludos tras aviso, silencio tras aviso y oreja; y Andrés Roca Rey, ovación con saludos tras petición, dos orejas y oreja tras aviso. Entrada: Algo más de tres cuartos de plaza. Brilló con los palos Iván García, obligado a saludar en el sexto tras dos pares excelentes.