Curro Díaz abrió la Puerta Grande en Las Ventas


por Alberto Lopera

Curro Díaz consigue la primera Puerta Grande de la temporada en Las Ventas tras cuajar dos faenas llenas de torería y naturalidad a los toros segundo y cuarto de un encierro manso y manejable. El de Linares derrochó personalidad y encandiló a los presentes con su toreo con ambas manos, tanto en el fundamental como en los adornos, muy jaleados.

David Galván resultó herido en la pierna derecha en el inicio de su faena de muleta a su primero pero cortó una oreja por una labor muy asentada, con momentos de brillo especialmente al natural. Al finalizar pasó a la enfermería donde fue operado.

Juan Ortega confirmó su alternativa con el lote menos favorable pero dejó muestras de calidad y clasicismo en su toreo. Saludó a la muerte del primero.

A Curro Díaz se le vio muy a gusto desde el primero momento, desde un sabroso inicio por abajo. El de Linares supo buscarle el fondo de nobleza al toro en una faena en la que toreó relajado sobre ambas manos; con ligazón y despaciosidad sobre la diestra y con hondura al natural. Su labor fue una mezcla de armonía, gusto y sabor. Excelente la puesta en escena, la forma de entrar y salir de la cara del toro. Hubo torería y naturalidad. Bonitos los trincherazos con los que abrochó la actuación. Pese a la estocada corta arriba y los dos golpes de descabello el público, muy metido en la faena, le pidió la oreja que el palco concedió.

Al cuarto, un gavira con nobleza pero de ritmo cambiante y que punteó los engaños, le cuajó una faena de menos a más. Lo asentó al principio en una primera parte de faena en la que fue haciendo al toro para torear de foma sensacional de mitad en adelante. Cuando se echó la muleta a la izquierda la faena creció. Caligrafía muy medida, todo templado y un toreo al natural extraordinario. Una tanda a pies juntos fue cumbre. Labor pura, entregada y aderezada de ese empaque y naturalidad del torero de Linares. Todo ligado. Con mucho sabor y poso. Una gran estocada como colofón. Oreja incontestable.