López Simón, dos orejas en mano a mano con Castella


por Alberto Lopera

lsimonorejasevillaA hombros de la plaza de Sevilla ha salido el diestro López Simón después de cortar dos orejas en el mano a mano que sostuvo con Sebastián Castella quien se llevó un lote poco propicio para el triunfo.

López Simón cortó una oreja del cuarto. Remontó una faena que tuvo dos partes bien diferenciadas: una primera sobre la mano derecha en la que el toro embistió con mucha calidad pero terminó apagándose y yendo a menos; y una segunda mitad, cuando todo parecía finiquitado -de hecho dejó de tocar la banda de música- en la que se echó la muleta a la mano zurda y comenzó a dar naturales de una despaciosidad y una estética sensacionales. Largos, monumentales algunos. Tres tandas y pico por ese lado y unos muletazos por bajo dieron paso a un estoconazo que también resultó definitivo para la concesión del trofeo, que fue pedido con mucha fuerza.

Otro trofeo paseó del sexto, un toro muy noble pero de poco empuje. La faena de nuevo se dividió en dos partes: una primera más apagada y una segunda en la que apostó mucho y muy de verdad por el toro. No se aburrió y fue capaz de extraer la bondadosa condición del astado. Insistió hasta lograr remontar y pasar al toro por ambos pitones. Mató de un estoconazo y se pidió con fuerza el apéndice.

Abrió plaza un toro con tanta nobleza y calidad como falta de transmisión. Fue toro de miel que con un mayor empuje hubiera sido importante. Blandeó también en los primeros compases y lo mantuvo el palco en el ruedo. Sebastián Castella anduvo bien con él, templado, enroscándose al toro, con cadencia, ligando los muletazos pero a la labor del francés le faltó la conexión con los tendidos. Mató al segundo intento, teniendo que hacer uso del descabello por lo que fue silenciado.

El tercero quiso pero no pudo. Tuvo calidad y nobleza pero ninguna fuerza ni tampoco transmisión. Sebastián Castella no tuvo opciones pese a que se cuidó al toro en todos los tercios. Lo finiquitó de una estocada y fue silenciado.

Sevilla, jueves 7 de abril de 2016. Toros de El Pilar. Excelentemente presentados. Parejos y entipados. Bondadosos, nobles pero faltos de empuje en líneas generales. Sebastián Castella, silencio tras aviso, silencio y silencio; López Simón, silencio, oreja y oreja tras aviso. Entrada: Casi tres cuartos de plaza. Saludaron tras banderillear al segundo Domingo Siro y Jesús Arruga. El propio Domingo Siro anduvo especialmente bien con el capote ante el cuarto, frente al que saludaron tras banderillear Miguel Ángel Sánchez y Jesús Arruga.