Gran actuación de El Juli que cortó la única oreja


por Alberto Lopera

juli_okkkkkCon lleno de “No hay billetes” y tarde abrileña en Sevilla se realizó una corrida de gran expectación donde solo El Juli cortó la única oreja de la interesante corrida de Victoriano del Río. Morante y Perera estuvieron siempre entregados ante una afición que les ovacionó al comprender que la espada les quitó el premio.

Morante cuajó al primero con el capote, sensacionales las verónicas tanto del recibo como del posterior quite. Le dio réplica El Juli por chicuelinas. Peleó bien en varas el de Victoriano del Río y se las prometía felices el sevillano, sin embargo se vino muy abajo, reservón, y la faena de Morante no pasó de correcta. Mató de una media estocada y cuatro golpes de descabello. El cuarto no convenció a nadie desde el principio. Poco empuje y falta de raza en el toro de Victoriano del Río. Cuando parecía enjaretar al toro, empezó a cantar la gallina. Se arrebató Morante, sacó raza y amor propio y se fajó con su oponente al hilo de las tablas para lograr muletazos de muy bella factura. Otra vez los aceros -muy desafortunado- le dejó sin premio.

El Juli le cortó una oreja al segundo tras una faena cimentada en el mando, la capacidad y la ligazón. Con media muleta, siempre rastrera, el madrileño toreó en apenas un palmo de terreno en una labor de enorme entrega y en la que anduvo muy metido. Le encontró la distancia y el ritmo al toro para sacarle el buen fondo de nobleza que desarrolló. Templado El Juli. Al natural alcanzó la faena cotas muy altas por la profundidad y el gobierno de los muletazos. Coronó su actuación de una estocada entera y caída. Perdió una oreja con la espada en el quinto, al que recibió a portagayola. Grandón el toro, casi seiscientos kilos. Se quedó mucho tiempo encelado en el peto en el primer encuentro. Empujando. Se repitió la historia en el segundo puyazo. Condicionó en demasía eso al toro. El madrileño, en una faena medida, de conocimiento y maestría absoluta, supo sacar el fondo de nobleza del animal. Una media estocada y siete descabellos.

El tercer capítulo de la tarde tuvo de todo: un saludo variado de Perera, que quitó, capote a la espalda, por tafallera y gaoneras muy ceñidas. La respuesta de Morante de la Puebla, por tafalleras, fue sencillamente sensacional y el remate de la media, cumbre. En el segundo tercio se vivió un momento único desde la brega de Javier Ambel a dos pares soberbios de Curro Javier, antes del tercer par sonó la música para el torero de plata sevillano. Brillante. Cuando todo parecía ir encaminado a una obra grande, el toro dijo que se rajaba y se rajó. Al hilo de las tablas, Perera instrumentó una labor meritoria ante un animal que sólo buscó la salida. Bien el extremeño que pudo pasear una oreja de no haber pinchado con los aceros.

Se fue también Perera a portagayola a recibir al sexto, arreado por lo que había hecho Juli. Toro soso y parado, sin emplearse nunca el castaño que cerró la función. Muy centrado con él el extremeño, que lo intentó todo pero el lucimiento resultó imposible. Tragó y expuso para extraer cosas positivas y mató de manera eficiente para acabar saludando una ovación.

Sevilla, viernes 8 de abril de 2016. Toros de Victoriano del Río y Toros de Cortés (3º y 6º), bien presentados, de variado juego, destacando la bravura del 5º. Morante de la Puebla, silencio y palmas tras aviso; El Juli, oreja y ovación con saludos tras aviso; Miguel Ángel Perera, ovación con saludos tras aviso y ovación con saludos. Entrada: Lleno de No hay billetes. Destacó picando al primero Aurelio Cruz. Saludaron en el tercero Javier Ambel, Curro Javier y Guillermo Barbero.