Por fín se justificó Morante en Sevilla, cortó dos orejas


por Alberto Lopera

moranteCon las dos orejas de su segundo toro Morante de la Puebla dió la vuelta al ruedo de La Maestranza como justificación a su contrato de cinco corridas. En las tres anteriores poco o nada se le había visto. Solo en esta tarde los chispazos de arte se conjugaron en una faena bien rematada con la espada para el beneplácito de la afición sevillana.

Faena de enorme mérito la de Roca Rey al sexto, un toro venido a menos y que duró un suspiro. El peruano se arrimó como un jabato, aprovechando lo poco que tuvo el toro a base de meterse en terrenos de cercanías. Echó todo a perder con la espada.

Faena épica de El Juli frente al quinto, un cuvillo que no transmitía nada. Pero apostó Julián por el toro, que puso todo de su parte, lo dio todo. Faena de disposición de un Juli que no quería irse de vacío. Sufrió una voltereta fuerte por pisar terrenos comprometidos. Perdió una oreja por culpa de la espada. El Juli volvió a demostrar su categoría indiscutible de figura del toreo. Fuerte ovación con saludos antes de pasar a la enfermería por su propio pie, con el público puesto en pie aplaudiendo su gesta.

Morante cuajó frente al cuarto su mejor faena de los últimos años en esta plaza. La genialidad, el sentimiento y la magia de este torero reconcilió a Sevilla con el de La Puebla. La Maestranza, un manicomio. Faena barroca y cuajada de regusto a un toro que no podía empujar y con el que cimentó una obra de arte. Ha bailado, ha dormido y se ha encontrado Morante con el toro. Toreó con sabor, personalidad y verdad ante un toro noblón y bonancible, que remató con una gran estocada. Dos orejas.

Importante la actitud de Roca Rey con el tercero de la tarde, al que recibió con una larga de rodillas en el tercio. De nuevo estuvo variado con el capote. Hubo un condicionante importante durante la faena, el fuerte viento, el fuerte viento, que no le dejó salirse a los medios con el toro, ni dominar bien los avíos. Extrajo todo lo que tenía el toro, siempre muy mandón y con un valor sin aspavientos. Se pasó los pitones muy cerca. Estocada algo baja, pese a lo cual, hubo fuerte petición. Oreja.

Sevilla. Viernes, 15 de abril de 2016. Toros de Núñez del Cuvillo. MORANTE: Silencio y dos orejas; EL JULI: Ovación con saludos en ambos; ROCA REY: Oreja y ovación con saludos. Entrada: Lleno de “No hay billetes”.