Una tarde silenciosa en Las Ventas


por Carolina Baquero

Con la mejor entrada hasta el momento en la Feria de San Isidro, 17.200 espectadores; se dio inicio a la primera novillada del seriado madrileño. Hoy también fue una tarde nublada, fría y con algo de lluvia sobre el coso capitalino.

Tres novilleros punteros en los escalafones, maduros y muy próximos a convertirse en matadores de toros: Álvaro Lorenzo, Ginés Marín y Varea, quienes lidiaron un encierro de El Parralejo que cumplió en presentación pero que en comportamiento fue muy complicada para estos jóvenes toreros que aunque son destacados, su misma condición de novilleros les hace pasar más dificultades ante dichas condiciones de los toros… Eso sí, esto no quiere decir que no estuvieron a la altura, fueron valientes, serenos y perseverantes.

Los tres chicos estuvieron siempre en riesgo, incluso Lorenzo en su segundo se llevó una fuerte voltereta que no tuvo consecuencias graves; Ginés Marín tuvo mucha habilidad para salvarse también de posibles cogidas y Varea quiso terminar su tarde en Madrid recibiendo a portagayola a uno que no quería.

El portal español Mundotoro nos brinda la reseña oficial:

 

Plaza de Las Ventas. 4ª de la Feria de San Isidro. Lleno. Toros de El Parralejo, diversos de presencia, aunque feos en líneas generales. Mejor el manejable sexto. A la defensiva y sin clase los restantes. Un novillo (3º bis) de José Vázquez, muy flojo..

Álvaro Lorenzo, que se presentaba, silencio y vuelta al ruedo tras petición de oreja.

Ginés Marín, que se presentaba, silencio tras aviso y silencio.

Varea, que se presentaba, silencio y ovación tras aviso.