Tarde insípida en Madrid


por Carolina Baquero

La tarde de este sábado en Madrid no fue muy emocionante, más bien aburrida e insípida; no sólo porque no hubo orejas, sino porque la afición se vio obligada a quedarse callada, sentada y desilusionada.

Había muchas expectativas respecto al encierro pues venía en encante puro de Santacoloma, un encaste que en España ahora no es muy común ver y del cuál en ocasiones se tienes prevenciones… En América este es uno de los encestes preferidos, porque es un toro tan bello en su estampa, con rostros de niños buenos, inteligentes porque aprenden muy pronto y con un carácter muy único; el que es malo es malo y el que es bueno es muy bueno. Sin embargo hoy no fue un buen día para el ganado en Las Ventas, su presentación fue desigual y su comportamiento desagradable; al parecer la ganadería Flor de Jara ha pasado por varios dueños y hasta ahora sus nuevos propietarios están haciendo lo posible por recuperar el nombre del hierro y su calidad, estando al frente con dedicación, pero es un proceso de bastante tiempo hasta que lo logren.

Los tres matadores del día de hoy son toreros de muchos pundonor y todos con tantas ganas de triunfar, pero también son diestros que torean muy poco; Fernando Robleño, Miguel Ángel Delgado y Diego Silveti (Mex.), quisieron pero no pudieron.

Era una corrida que pedía carnet, experiencia, dominio y sitio. Dentro de todos el mexicano Diego Silveti, destacó por su actuación con el capote y por algunos pases de calidad con la muleta.

La  reseña oficial nos la comparte el portal Mundotoro:

Plaza de Las Ventas. 9ª de la Feria de San Isidro. Más de tres cuartos de entrada. Cuatro toros de Flor de Jara y dos de San Martín, desiguales de presentación -mejor hechos primero, tercero y bonito el quinto- y de pobre juego. Desde el soso primero hasta el complicado cuarto.

Fernando Robleño, silencio y silencio.

Miguel Ángel Delgado, ovación y silencio.

Diego Silveti, silencio tras aviso y silencio.