Juan de Castilla triunfó en Madrid casi solitario


por Carolina Baquero

Todo iba normal en la lidia, hasta el tercio de muerte del primer novillo, cuando el español Filiberto se cortó profundamente la mano derecha; hecho que lo llevó a la enfermería donde fue intervenido y no pudo volver a salir. El único toro que pudo torear, fue el más manso de la corrida, le dio mucho trabajo que hacer y desafortunadamente aunque él estuvo por encima de las condiciones del toro, se fue silenciado.

El tercer alternante en orden de cartel y debutante en el coso venteño, era el mexicano Luis David Adame, hermano del conocido matador; Joselito Adame. Este chico de muy buenas manera cortó una oreja al tercero del festejo, único que pudo lidiar… El toro no era un regalito bueno, le buscaba, pero eso no era impedimento para este chico que recibió a portagayola y dio una espectacular actuación con el capote, con la muleta encontró la lidia correcta pero en uno de esos momentos que nadie se espera; el toro le ha prendido por el gemelo izquierdo propinándole una cornada de dos trayectorias, pese a ello el hidrocálido se puso un torniquete y terminó su faena como debía ser.

Completaba el cartel el paisa Juan de Castilla, novillero puntero en Colombia y que viene abriéndose paso en tierras españolas. Él sólo venía a torear dos novillos (2° y 5°), pero como el futuro lo conoce solamente Dios; por temas agenos a él le tocó lidiar y matar cuatro astados (2°, 4°, 5° y 6°), debido a las lesiones de sus compañeros… De verdad que no es porque sea colombiano pero estuvo a la altura de Madrid, cortó una oreja que habían podido ser dos a ley; este joven del barrio Castilla de Medellín no se amilanó y demostró que puede con los toros grandes, complicados y exigentes que se le pusieron hoy por delante.

Sus mejores momentos fueron en los dos últimos de la tarde, a los que toreó con el corazón y con técnica, no pudo ser muy ligado por las condiciones de los toros y porque además también está adquiriendo experiencia en el conocimiento de cada toro. Madrid valoró mucho su serenidad ante tal compromiso y cada vez que terminaba una tanda lo aplaudían, además de admirarse con las cuatros estocadas que ejecutó.

La reseña oficial nos la da el portal Mundotoro:

Plaza de Las Ventas. 11ª de la Feria de San Isidro. En torno a tres cuartos de entrada. Seis novillos de El Montecillo, feos de hechuras, con trapío de toro en muchos casos. Mansos y peligrosos en su mayoría, el quinto exigente y con fondo, ovacionado.

Filiberto, silencio tras dos avisos en el único que lidió.

Juan de Castilla, ovación, silencio, vuelta al ruedo tras aviso y petición y oreja.

Luis David Adame, oreja en el único que lidió.

Parte Médico Filiberto: sufre ‘heridas en el dorso de la mano izquierda, con la sección completa del aparato extensor del segundo dedo y la sección del extensor común del tercer dedo’.

Parte Médico Adame: Luis David Adame, herido en Madrid, sufre ‘una herida por asta de toro en la cara anterior de la pierna izquierda, de 30 centímetros, que produce destrozos en el músculo tibial anterior, alcanzando el borde anterior de la meseta tibial externa y otra herida, de 25 centímetros, en la cara externa del nervio ciático poplíteo externo’