A los mansos también se les cortan orejas


por Carolina Baquero

Una nueva tarde donde se cuelga el cartel de “No Hay Billetes” , para uno de los carteles y encierros más esperados de la temporada madrileña. Diego Urdiales, Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante, junto a los toros de Fuente Ymbro.

Diego Urdiales en su primero se encontró con un buen ejemplar al cual no era fácil encontrarle la lidia correcta, sin embargo el diestro lo hizo y poco a poco logró que entre él y el toro hubiese una buena comunicación; se demoró un poco en caer el astado y alcanzaron a sonar los dos avisos, previos al remate con el descabello.

Con el cuarto se esperaba que Urdiales pudiese tener mayor triunfo, pero por el contrario fue una faena silenciosa a un toro noble pero sin fondo, que se fue apagando y con él, el torero. El espada español fue coherente a su tauromaquia y a los avances que ha logrado tras su paso por México, se le ve con mejor sitio y colocación; pese a ello la faena se vino a menos y Diego decidió ir por el acero toledano para pasaportar a su oponente.

Hoy por primera vez Miguel Ángel Perera estaba en Madrid ante un encierro de Fuente Ymbro, hecho que siempre había él expresado era su deseo. La faena de muleta fue completa, lenta pero con son y a media altura para llevar con cuidado a un toro que no respondía, no le importó cuánto esfuerzo pudiese hacer el torero, jamás respondió.

Quizás el Perera fue el que contó con menos suerte, pues el segundo de su turno le costaba moverse con claridad, parecía tener algún defecto en su columna, sin embargo el toro mostró actitudes de bravo y encastado. No sé porque siento que el torero extremeño no logró conectarse con el astado y la faena tuvo diferentes picos de sensaciones, que se podían percibir facilmente. Hubo tandas organizadas y templadas, pero definitivamente la conexión nunca llegó.

Alejandro Talavante estuvo a punto de cortar la primera oreja de la tarde, pero el palco presidencial se sustuvo en el no, a pesar de la fuerte petición que hizo el respetable en Madrid. Las tandas con la pañosa fueron constantes, ritmicas y con profundidad… lo más memorable, un cambio de mano tan lento que todos pudieron retratarlo. Casi toda la faena se fundamentó por el pitón derecho, que era el más potable, debido a que por el izquierdo se recostaba y quería quitar la muleta.

Si se le hubiese podido hacer más, seguro que Talavante se lo habría hecho, pero el toro se rajó, maseó y buscó el abrigo de las tablas muy pronto; el torero lo persiguió y allí en su querencia lo toreó, poco a poco fue cambiando de una faena de uno en uno, a una de tandas con ligazón, emoción y temple, tanto que algunos sectores de la plaza se pusieron en pie. Mató de estocada completa y cortó la única oreja de la corrida.

Reseña oficial del portal español Mundotoro:

Plaza de Las Ventas. 13ª de la Feria de San Isidro. Lleno de no hay billetes. Toros de Fuente Ymbro, de buenas caras, parejos de tipo, con fondo de mansedumbre, nobles algunos pero sin raza. Un sobrero de Buenavista (1º), bravo

Diego Urdiales, ovación tras dos avisos y silencio.

Miguel Ángel Perera, silencio y silencio tras aviso.

Alejandro Talavante, ovación tras petición y oreja tras aviso.