Puerta grande más que legal


por Carolina Baquero

El rejoneador español Leonardo Hernández  abrió la puerta grande de Madrid y no con dos orejas, sino con cuatro; que numéricamente hubiesen valido para dos puertas grandes.

Rotundo triunfo de un torero que llegó a Madrid con ánimos de ser figura del toreo. Templó, mandó y revolucionó, además de hacer poner en pie a toda la afición.

El portugués Diego Ventura es y seguirá siendo figura del toreo, porque aunque no cortó orejas; toreó con tanta calidad, dominio y sapiencia, que     logró comprender a sus ejemplares. A su segundo que fue manso y complicado, él lo toreó como si fuese bravo.

El conquense Sergio Galán estuvo decoroso y no deslució en San Isidro, sin embargo no hubo la suficiente transmisión para cortar un apéndice h convencer a un público tan exigente.

La reseña oficial nos la brinda Mundotoro:

Plaza de toros de Las Ventas. Casi lleno. Toros de El Capea (1º y 5º), Carmen Lorenzo (2º y 4º) y San Pelayo (3º y 6º), de buen juego a excepción del reservón quinto y del manso y parado segundo. Destacaron el extraordinario tercero y el buen sexto. Con calidad los restantes. Hierro de Carmen Lorenzo – España

Sergio Galán, ovación tras leve petición y ovación;

Diego Ventura, ovación en su lote.

Leonardo Hernández, dos orejas y dos orejas.