No valió el lleno. Dios hizo quite a David Mora


por Carolina Baquero

La corrida número 22 de la Feria de San Isidro llenó hasta las banderas, llena de aficionados pero ausente de buenos resultados tanto por parte del encierro, como de los toreros. Los toros de El Pilar decepcionaron a quienes confiaban en su juego, además porque su fenotipo daba para pensar que iban a funcionar; entre los seis podemos exaltar al tercero que fue muy noble y con clase, y el quinto que mostró tener cualidades pero una lesión en uno de sus remos le impidió dar buen ritmo.

David Fandila “El Fandi” aunque es uno de los toreros que más conecta con los tendidos, esta vez no fue así; su primer ejemplar fue abanto desde su salida y esto no le permitió al torero lucirse con los palitroques. Gracias al comportamiento del toro Fandi decidió iniciar su faena doblándose para tratar de embeberlo en su muleta pero el toro no quiso ni por un pitón ni por el otro, incluso atropelló al torero en una tanda por la derecha.

Con el cuarto la historia no fue mejor, este ni siquiera permitió que lo castigaran en varas; y aunque fue cuidado en cada momento de la lidia, no tenía recorrido, le costaba quedarse en la muleta. Pero el torero granadino no desfalleció y se lo llevó a los medios para ejecutar tandas por la derecha que más que lucimiento, mostraron el carnet y sitio del matador.

cogidamoraok (1)En segundo turno de lidia, estaba el torero triunfador de la semana, David Mora; quien venía con la ilusión de repetir triunfo, pero no fue posible esta vez. Brindó por agradecimiento al público aunque el ejemplar no ameritaba brindar su lidia y muerte, ya que desde el caballo mostró que no iba ser un dechado de virtudes… Le faltaba recorrido y como este defecto lo mostraba por el derecho, David decidió cambiar de mano y allí lo prendió el toro por la pierna derecha y le propinó un revolcón sin consecuencias graves. Estocada tras pinchazo.

La suerte le fue ajena a Mora… el quinto de la tarde fue suave en su embestir, se le veía con claridad la calidad, pero desgraciadamente en el tercio de banderillas sufrió una lesión en una de sus extremidades y ya su merma definitivamente no permitió que rindiera en la muleta. El de Borox lo trató con delicadeza y con pañosa limpia ante su hoc
ico, pero con todo y ese cuidado no se pudo lucir.

El mejor toro del sorteo le correspondió a Alberto López Simón, y sí hubo momentos de emoción cuando se logró la ligazón en un espacio de la faena pero luego López se equivocó cambiándole las distancias, lo ahogó, invadió los terrenos del astado y hasta allí llegó la posibilidad de un triunfo para el diestro madrileño y de ser valoradas las cualidades de un buen animal. Muy buena estocada, la mejor de la tarde.

La cara de la moneda se volteó en el segundo del lote de López Simón, el toro estuvo pegado a las tablas y fue casi imposible para el torero sacarlo de sus terrenos de querencia; el ejemplar dominó la situación completamente. Lo único que puede hacer el matador en este caso es irse a tablas, meterse entre la cuna de los pitones … y nada que se pudo ejecutar faena, esto ocasiona que los aficionados pierdan la paciencia y le pidan al torero que termine pronto. Estocada.

Reseña mundotoro.com:

Plaza de Las Ventas. 22a de la Feria de San Isidro. Lleno de no hay billetes. Toros de El Pilar, desiguales de hechuras, fieles a su encaste, de poco juego salvo el tercero, que embistió con ritmo y calidad y el lesionado quinto, que apuntó clase. Un sobrero de Salvador Domecq (6o), descastado El Fandi, silencio y silencio. David Mora, silencio y silencio. López Simón, palmas tras aviso y silencio.