Apoteosis de Enrique Ponce: ocho orejas y dos rabos


por Alberto Lopera

Ponce1Definitivamente Enrique Ponce en sus veinticinco años de matador de toros ha llegado a la madurez plena de maestría. A todos los toros le hace faena. Lo demostró claramente en la corrida de hoy en la plaza francesa de Istres donde en solitario mató seis toros de diferentes ganaderías y cortó un total de ocho orejas y dos rabos.

El viento sopló con fuerza en el primero de la tarde, un toro bien hecho de Juan Pedro Domecq. Brindó al público e inició la faena con tres derechazos abandonándose a la que siguió otra serie muy buena. El valenciano, pausado, sereno, toreó con templanza en una labor marcada por Eolo. Mató de una estocada entera y un golpe de descabello y paseó la primera oreja.

Suelto de salida salió el segundo, sin fijeza en los capotes. Empujó con violencia, saliendo suelto de nuevo. El arranque de faena, por bajo, fue sensacional. Toro repetidor de Cuvillo al que el valenciano hilvanó una serie poderosa sobre la diestra. Buenos también los naturales ligado a un molinete y un cambio de mano. Otros tres derechazos muy ligados. Excelente la faena del torero de Chiva que puso todo de su parte. Un pinchazo y una estocada entera le valió la segunda oreja.

Brindó la faena del tercero al empresario del coso, Bernard Marsella, abriendo por alto un labor a un toro noble pero tardo de Juan Pedro Domecq. Entró en escena el coro. Muy paciente el valenciano, toreó relajado, abandonado, rubricando las series con sensacionales pases de pecho. Los naturales de frente surgieron a cámara lenta. El cite, unas veces con la muleta planchada, otras con la muleta plegada. Magnífica faena con el público puesto en pie. Finalizó con ayudados por alto y una estocada recibiendo. Obra grande del valenciano premiada con las dos orejas y rabo. Al toro, en un exceso de entusiasmo, se le dio la vuelta al ruedo.

El cuarto empujó con el pitón izquierdo en el caballo. Faena brindada a Guillaume François y abierta con ayudados por bajo. Toro noble al que instrumentó dos buenas series sobre la diestra, ligadas, templadas y seguidas de un cambio de mano y el de pecho a la hombrera contraria. Otra lección del de Chiva. Muy metido el público en la faena que no bajó de nivel cuando se echó la muleta a la izquierda. Unas poncinas y de nuevo gritos de ¡Torero, torero! Extraordinario el toro de Cuvillo y faena cumbre del valenciano que mostró el Istres la amplitud de su tauromaquia. Intensa, emocionante y vibrante la faena. Se pidió el indulto que fue concedido entre la apoteosis. Para el recuerdo.

Ponce2Tras la apoteosis vivida en el cuarto capítulo de la tarde, el valenciano se reservó una sorpresa: los dos últimos toros los lidió vestido de esmoquin. Con el toro en el ruedo, el de Chiva se echó rodillas a tierra para hilvanar una larga cambiada, verónicas, chicuelinas y revolera. Toro flojo y de poca transmisión. Ponce, de nuevo muy bien, lo trató con suavidad y pulso, dando tiempo y sitio al de Juan Pedro Domecq. Detalles de torería, gusto, se sintió mucho en labor muy personal rematada de estocada entera y premiada con una oreja.

El sexto que cerró la función, justo de presencia, tuvo además escasas fuerzas y poder. Saludaron Mariano de la Viña y Emilio Fernández en banderillas. A media altura bajo los acordes del Concierto de Aranjuez, se gustó en una serie por la derecha. Molestó el viento, como toda la tarde, pero no le importó al valenciano que se mostró a placer. Otra labor técnica y detalles artísticos. Una estocada perdiendo la muleta y dos golpes de descabello le valieron una oreja.

Istres (Francia), domingo 19 de junio de 2016. Toros de Juan Pedro Domecq (1º, 3º, de nombre Navegante, número 79, de 535 kilos, nacido en 02/12, negro mulato bragado, premiado con la vuelta al ruedo; y 5º) y Núñez del Cuvillo (2º, 4º, de nombreEsparraguero, número 20, de 508 kilos, nacido el 11/11, negro mulato, indultado; y 6º). Enrique Ponce, como único espada, oreja, oreja, dos orejas y rabo, dos orejas y rabo simbólicos, oreja y oreja. Entrada: Lleno. Sobresalientes: David Saleri y Jeremy Banti. El Alcalde de Istres, François Bernadini, entregó un recuerdo a Enrique Ponce tras el paseíllo junto al representante del Presidente de la Región de la Provence Alpes Cote d´Azur y Bernard Carbuccia. El paseíllo se celebró con la interpretación de Carmen por el barítono Frederic Cornille.