El Juli muy grande en Pamplona, dos orejas


por Alberto Lopera

Juli 2A hombros de la afición salió de la plaza de Pamplona El Juli después de cortar dos orejas a un toro de Victoriano del Río al que le ejecutó una faena grandiosa, plena de torería, temple y conocimiento. Además rematada de gran estocada.

Abrió plaza un buen toro  que tuvo movilidad, nobleza, prontitud y codicia. A por todas salió Padilla desde que saludó a su oponente con una larga cambiada de rodillas. Vistoso de capa y sobradísimo con las banderillas, el jerezano compuso una faena de mucha ligazón, imprimiendo un estilo muy vibrante a todo el conjunto.  Faena de oficio y suficiencia en la que buscó el triunfo, se vació el jerezano frente al manejable ejemplar. Sonaron dos avisos, pinchó en dos ocasiones y se esfumó el premio.

Talento, técnica y rigor aplicó El Juli para meter en cintura al segundo, un toro de buena condición al que empujó hacia adelante el madrileño a base de paciencia y mucha sutilidad. Acertó El Juli a alargar los muletazos y a sacarle el fondo. Inteligente labor empañada por el mal uso del acero. Al quinto, de nombre Desgarbado, le cuajó El Juli una gran faena. El de Victoriano del Río, apenas picado, se encontró enfrente con un autoritario y profundo Juli que sometió por abajo, con encaje y largura la honda embestida del animal. Series reunidas, cosidas en un palmo de terreno, de largo trazo ante un toro que fue siempre a más. Extraordinario el toreo en redondo, profundo, dominador. Naturales largos. Magisterio de El Juli. Los cambios de mano, el dominio con las muñecas. Se vació El Juli que firmó muletazos excelsos con la muleta rastrera, llevando al animal sometido en los vuelos. Poderoso El Juli. Estocada trasera. Dos orejas y vuelta al ruedo al de Victoriano del Río.

Bueno el tercero, fue un toro con clase y duración que embistió con ritmo. López Simón le ligó una faena de mucha pretensión, en la que cogió más y mejor el pulso en la segunda parte de su labor que fue cuando fluyeron las mejores tandas sobre la mano derecha. Brilló la resolución del madrileño en una labor a la que le faltó contundencia con el acero. Al burraco que cerró plaza, largo y alto de agujas, le faltó clase y se movió con una embestida más apagada que el resto de sus hermanos. López Simón apostó por arriesgar en una faena comprometida y valiente pisando los terrenos del toro. Muy metido con el animal, llegó al público por el desgarro en terrenos de cercanías. Entró a matar muy cerrado en tablas tumbando al toro de pinchazo y estocada antes de pasear una oreja.

Pamplona, martes 12 de julio de 2016. Toros de Victoriano del Río, bien presentados, de buenas y desiguales hechuras, serios y de buen juego. Fueron buenos también primero, tercero y cuarto. El quinto, de nombre Desgarbado, número 52, negro, nacido en 08/11 de 550 kilos, premiado con la vuelta al ruedo. Juan José Padilla, oreja con petición de la segunda y silencio tras dos avisos; El Juli, silencio tras aviso y dos orejas; López Simón, ovación con saludos tras aviso y oreja. Entrada: Lleno.