No hay quien pueda con Roca Rey, dos orejas en Pamplona.


por Alberto Lopera

roca pamplonaImparable sigue Roca Rey en una racha de triunfos continuos.  Hoy en Pamplona – en su segunda presentación – ha vuelto a salir a hombros tras cortar dos orejas a su primer toro.

Expuso una barbaridad Roca Rey frente al tercero, un ejemplar con movilidad que nunca se entregó y apretaba para adentro midiendo al diestro en cada arrancada. Impávido el peruano, que había sido volteado en el inicio en un quite por tafalleras y en el inicio de una tanda con la muleta. Valiente, se fajó con autoridad y carácter, aguantando las indecisiones del serio animal. Pleno de determinación. Faena de cara o cruz. Un final de alto voltaje sacándose al toro por la espalda antes de echarse de rodillas para firmar un manojo de manoletinas. Faena de riesgo y tensión. Emotivo todo. Compromiso de Roca Rey que remató su actuación de una estocada entera. Dos orejas.

Abrió plaza un toro largo y serio que se movió con nobleza pero sin descolgar y con una tendencia natural a rebrincarse en los embroques. El francés lo templó para que no acrecentara el defecto de puntear los engaños y le cuajó una faena sólida y firme tras la que fue silenciado. Buen toro el cuarto, un animal con movilidad, nobleza y duración. También con fondo. Castella entendió bien a su oponente y compuso una faena caligráfica y mandona, donde hubo toreo compacto por la mano derecha antes de apretarse con su oponente en el tramo final y pisarle con tesón sus terrenos. Media estocada y un descabello. Oreja. Ovación para el toro en el arrastre.

Miguel Ángel Perera sorteó por delante un toro con calidad y fondo bravo al que toreó con sometimiento y fibra. Una faena de planta encajada y ligazón. El extremeño dibujó muletazos largos, enganchando muy por delante y trazando con recorrido y mano baja. En mitad de la faena fue volteado de manera espectacular, incorporándose dolorido y con el rostro ensangrentado del toro, pero sin estar herido. En los medios una tanda última al natural, profunda. La espada redujo el premio a una ovación.

Pamplona, miércoles 13 de julio de 2016. Toros de Núñez del Cuvillo, bien presentados, serios, bien hechos y armados. De juego desigual. Buenos en distintos grados 2º, 3º, 4º y 5º. Deslucido el 6º. Noble pero sin descolgar el 1º. Sebastián Castella, silencio y oreja; Miguel Ángel Perera, ovación con saludos en su lote; Roca Rey, dos orejas y silencio. Entrada: Lleno.