Ginés Marín otro que viene pidiendo guerra, y con fuerza.


por Alberto Lopera

MARINGINESDespués de haber sido el novillero más importante en los últimos años, Ginés Marín con apenas dos meses de matador de toros ya viene pidiendo guerra con fuerza para colocarse pronto en el escalafón de las figuras.

Hoy en Santander alternando con Morante y  Talavante ha sido el gran triunfador con el corte de tres orejas y salida a hombros.

Salió corretón de chiqueros el colorado primero de Núñez del Cuvillo. Morante de La Puebla meció el capote a la verónica destacando tres de ellas al ralentí. El toro, rajado, muy aplomado y agarrado al piso, no le dio opciones al torero sevillano que abrevió en la segunda serie. El cuarto, al igual que sus hermanos, fue un toro justo de raza y fuerza. Quitó por chicuelinas el sevillano impregnando con su duende el coso de Cuatro Caminos. Con la muleta dejó retazos de torería y buen gusto antes de que el toro se parara. Una estocada algo caída y un golpe de descabello dejó todo en palmas.

Ginés Marín debutó en Santander como matador con un precioso jabonero al que recibió por verónicas de rodillas. Bueno fue el quite, por su exposición y ajuste, por saltilleras en los mismos medios. La faena, abierta de hinojos, puso en pie al respetable gracias a la ligazón y una arrucina seguida del de pecho sensacional. Ya en pie, y con la muleta sobre la mano izquierda, dejó dos naturales muy templados ante un toro que se rajó y se vino a menos a partir de la tercera tanda. Las manoletinas finales dieron paso a un pinchazo y una estocada que le valieron para pasear la primera oreja. El único toro negro del encierro fue, a la postre, el de mejores posibilidades de la tarde pese a que le faltó mayor transmisión y tranco. Mejores inicios que finales, tuvo movilidad y eso le permitió al torero jerezano ligar las tandas sobre manos. A medida que el toro se fue apagando, Ginés Marín fue tirando de recursos. Cerró por bernadinas antes de cobrar una estocada certera que le valieron las dos orejas.

Santander, lunes 25 de julio de 2016. Toros de Núñez del Cuvillo (2º bis). Morante de la Puebla, división de opiniones y palmas; Alejandro Talavante, ovación con saludos tras leve petición y oreja; Ginés Marín, oreja y dos orejas. Entrada: Más de tres cuartos de plaza.