Manzanares y López Simón triunfaron en El Puerto


por Alberto Lopera

5164581

Una gran tarde de toros se vivió hoy en el Puerto de Santamaría, recordando aquella famosa frase de Joselito: “Quien no ha visto toros en El Puerto, no sabe que es una corrida de toros” la protagonizaron José M. Manzanares y López Simón quienes salieron al final a hombros.

Tuvieron sabor las verónicas de recibo de José María Manzanares al segundo. Se agarró en un buen puyazo Chocolate y destacaron en banderillas Rafa Rosa y Luis Blázquez. El de Juan Pedro Domecq se arrancaba con fijeza y el alicantino templó las embestidas sobre la mano derecha en tandas que tuvieron empaque, gusto y reunión. Sobresaliente el toreo en redondo. Los de pecho, para abrochar las series, de pitón a rabo. Una breve tanda por el pitón izquierdo, por donde el toro se quedaba más corto. El viento volvió a ser protagonista. Mató de una estocada atravesada y un golpe de descabello y paseó una oreja. El quinto fue devuelto y en su lugar salió un sobrero del mismo hierro. Fue éste un animal justo de trapío y también de fuerzas. Bien picado por Barroso. Labor paciente del alicantino ante un toro que no rompió nunca para adelante. La estocada, sin puntilla, provocó la petición de oreja que finalmente fue concedida.

López Simón cortó una oreja del tercero, un toro noble al que recogió con verónicas de salida. En un recorte sufrió un susto al quedar descubierto por el viento. Dejó un buen puyazo Tito Sandoval y saludaron Jesús Arruga y Domingo Siro tras banderillear. Ejecutó el madrileño la faena de muleta entera en los terrenos de adentro. Arrancó por alto, instrumentando después series de redondos con mucha seguridad y confianza. Se descalzó, como es habitual en él. Tandas largas y faena temeraria, pisando terrenos comprometidos. Sonaron las palmas por bulerías. Mató de pinchazo hondo y estocada.

El mejor toro de la corrida salió en sexto lugar. Lo recibió a pies juntos López Simón que cuajó una faena fundamentalmente ligada. Por ambos pitones embistió mucho y bien el juampedro. El madrileño basó su labor en la firmeza y la quietud y mantuvo un alto nivel de principio a fin. Coronó su actuación de una estocada sin puntilla y paseó las dos orejas que le abrían la puerta grande.

El Puerto de Santa María, domingo 7 de agosto de 2016. Toros de Juan Pedro Domecq (5º bis). Bien presentados en conjunto salvo el quinto bis. Noble en líneas generales, el mejor el bravo sexto. Sebastián Castella, ovación con saludos y ovación con saludos tras aviso; José María Manzanares, oreja tras aviso y oreja; López Simón, oreja con petición de la segunda y dos orejas. Entrada: Casi tres cuartos de plaza. Saludaron en banderillas en el segundo Rafa Rosa y Luis Blázquez e hicieron lo propio en el tercero Jesús Arruga y Domingo Siro y Vicente Herrera en el cuarto.