En Béziers triunfadores P. Hermoso y S. Castella


por Alberto Lopera

Se inició con éxito la Feria de Béziers, casi se llena la plaza y al final los aficionados salieron felices con la actuación de los diestros y el juego de los toros.

Hermoso de Mendoza y Sebastián Castella pasearon las dos primeras orejas de la Feria de Beziers. Pudieron incluso abrir la puerta grande de no fallar con los aceros. López Simón, que tuvo delante el peor lote, dejó una grata sensación.

La primera oreja de la feria la cortó Sebastián Castella en el segundo de la tarde, un toro noble y colaborador. El torero de Beziers se gustó por momentos en una templada faena que basó en el buen pitón derecho del de Garcigrande. Estocada casi entera y oreja. Sentado en el estribo comienzó Castella una faena de corte técnicoal quinto de la tarde, un toro al que le faltaba clase y derrotaba en sus embestidas. A base de técnica y temple consiguió eliminarle los defectos y sacarle lo bueno al toro. Lo pinchó dos veces. Saludó una ovación tras dos avisos.

Oreja de mérito de Hermoso de Mendoza al cuarto de la tarde. El de Estella extrajo todas las opciones que ofrecía el de Bohórquez. Los mejores pasajes llegaron montando a Disparate y Pirata, con el que clavó un buen par de cortas a dos manos. Falló al primer intento antes de dejar medio rejonazo que fue suficiente. Antes, Hermoso de Mendoza falló con los aceros una buena faena al primero de la tarde, un toro de Bohórquez con calidad. El navarro dejó patente su maestría, destacando sobre todo con Berlín.

López Simón dejó patente en el tercero de la tarde el gran momento que atraviesa. El de Barajas estuvo muy por encima de un toro noble pero soso. López Simón lo entendió a la perfección y firmó buenas tandas por ambos pitones. Pudo tocar pelo de no marrar con la espada. Volvió a estar por encima del sexto de la tarde, un toro que no se prestaba al lucimiento. Faena de tesón y querer del madrileño, que buscó sin éxito el triunfo. Era imposible. Tampoco estuvo fino con la tizona.

Beziers, viernes 12 de agosto de 2016. Dos toros de Fermín Bohórquez para rejones y cuatro de Garcigrande para lidia a pie. Hermoso de Mendoza, silencio y oreja; Sebastián Castella, oreja y ovación tras dos avisos; López Simón, ovación con saludos y silencio tras aviso. Entrada: Tres cuartos de plaza. Se guardó un minuto de silencio por Fermín Bohórquez, Víctor Barrio y las víctimas del terrorismo.