David Mora cortó oreja muy meritoria en Béziers


por Alberto Lopera

Una importante gesta de torero logró en el sexto – un manso perdido – el diestro David Mora al ejecutar una meritoria faena premiada justamente con una oreja en la última corrida de esta feria francesa que lidió un encierro de Margé muy pobre de raza.

El primero de Robert Margé se partió un pitón y en su lugar se lidió un sobrero del mismo hierro. Muy serio el toro, repetidor y codicioso en la muleta de Diego Urdiales, aunque en ocasiones embistió con cierta brusquedad. El riojano cuajó una actuación digna rubricada con un buen espadazo. Se pidió la oreja pero todo quedó en una vuelta al ruedo. Abrevió con el cuarto, un toro deslucido, complicado y con el que resultó imposible el lucimiento.

Juan Bautista paseó la oreja del que hizo segundo, un toro al que el francés pronto le cogió el sitio y el ritmo para instrumentar una faena presidida por el temple y que tuvo la virtud de ir a más. Coronó su actuación de una estocada casi entera en la suerte de recibir tras pinchazo. El quinto fue un toro noble pero flojo frente al que Juan Bautista dejó una faena que tuvo detalles de buen gusto pero en la que no llegó a compactar. Se vino abajo el toro, rematando el galo su actuación de pinchazo y un golpe de descabello.

David Mora fue silenciado tras pasaportar a su primero, un animal a menos y que se fue apagando a medida que avanzaba la faena. Antes, el madrileño lo toreó con templanza pero la faena se fue diluyendo. Mató de pinchazo y estocada entera. Paseó una oreja del sexto como premio al esfuerzo y el mérito de su faena frente a un toro manso, que huía y que embistió a oleadas.

Beziers (Francia), domingo 14 de agosto de 2016. Toros de Robert Margé, el primero como sobrero. Corrida bien presentada en conjunto pero de escaso juego. Diego Urdiales, vuelta al ruedo tras petición y silencio; Juan Bautista, oreja y ovación con saludos; y David Mora, silencio y oreja. Entrada: Dos tercios.