Ponce el gran Maestro cortó la única oreja


por Alberto Lopera

En sus 26 años de matador de toros Enrique Ponce se consolida en gran Maestro del toreo. Hoy en Bilbao, plaza en la que no ha faltado en sus 26 años de alternativa cortó la única oreja de la corrida, un encierro con pocas condiciones de Domingo Hernández.

Cátedra de Enrique Ponce frente al noble primer toro de Domingo Hernández, al que cuajó una labor que fue pura armonía, sutileza y hondura. A gusto el valenciano, que fue ligando las tandas con exquisito gusto, elegancia y largura. Respondió el animal cuando Ponce le llevó sometido por abajo, logrando un toreo frondoso de verticalidad. Sensacional final de faena, con muletazos de pierna flexionada que fueron primorosos. Antológica obra rematada de una estocada en todo lo alto. Ovación para el buen toro, que fue manejable aunque sin clase. Y oreja de ley para el de Chiva.

Lección de magisterio y dominio de Enrique Ponce frente a un cuarto que no tuvo raza ni fortaleza. Toro de complicado manejo frente al que Ponce logró muletazos proverbiales. Temple y pulso para tirar del animal, sostenerlo y componer. Faltó oponente. Dos pinchazos y estocada. Silencio.

El Juli firmó una labor técnica y firme en la que le corrigió defectos al animal. Mas técnica que brillo. Estocada y tres descabellos. Silencio.

Deslucido también el quinto, que fue un toro sin clase que punteó mucho los engaños. Toro sin emplearse, que anduvo justo de fuerza. Esfuerzo de El Juli por meter en cintura al animal, logrando extraer muletazos en los que logró alargar la embestida. No hubo opción de triunfo. Ovación con saludos.

No tomó temperatura la faena al tercero, que resultó ser un animal de poco empuje que se quedaba corto. López Simón cumplió en una faena de firmeza y actitud, que fue silenciada.

Cerró plaza un toro deslucido que no tuvo uniformidad en la embestida. Mejor por el pitón derecho. Hubo disposición de López Simón, que buscó compactar muletazos por el pitón derecho, logrando algunos sueltos de buena factura. Y un final, a pies juntos, por la izquierda, que tuvo limpieza. Labor tesonera y firme. Remató de estocada. Ovación con saludos.

Bilbao, 23 de agosto de 2016. Cuarta de las Corridas Generales. Toros de Domingo Hernández. Bien presentados, variados de hechuras y deslucidos en cuanto a juego. Nobles pero muy bajos de raza, justos de fuerza y carentes de clase. El de mejor condición, aun sin clase, el 1º. Enrique Ponce, oreja y silencio tras aviso; El Juli, silencio y ovación con saludos; y López Simón, silencio y ovación con saludos tras aviso. Entrada: Más de tres cuartos. El Rey Emérito Don Juan Carlos de Borbón asistió al festejo desde un palco de sombra acompañado de su hija la Infanta Elena.