Curro Díaz un torerazo frente a toros imposibles


por Alberto Lopera

currooooooUna corrida mansa y peligrosa con el hierro del Puerto de San Lorenzo se lidió hoy en Madrid para el mano a mano entre Curro Díaz y José Garrido en la tercera corrida de la Feria de Otoño

Abrió plaza un toro alto y amplio del Puerto de San Lorenzo con el que Curro Díaz protagonizó un sensacional inicio de faena. Desarrolló aspereza el toro que protestó sistemáticamente. El de Linares, muy centrado y firme, dio la cara y superó las ingratitudes de su oponente y del aire y dejó muletazos sueltos de muy buena factura. Arrebato y valentía de Curro Díaz que saludó una ovación desde el callejón.

Esfuerzo de gallardía, amor propio, fondo de torero y valor de Curro Díaz frente al tercero, un toro que se complicó en el último tercio y frente al que el jienense bordeó la épica y logró la lírica. Dos en uno. Dos volteretas dramáticas y un puñado de muletazos soberbios. Grande Curro Díaz que puso a Madrid en ebullición por la desgarradora actitud de su aplomo y la profundidad de quince muletazos que hicieron rugir los tendidos. Mezcla de sensaciones. Un torero pleno de corazón y convencimiento. Dos pinchazos previos a la estocada final le impidió lograr un triunfo que se mascaba en el ambiente. Saludó una ovación rotunda.

Derramó de nuevo esencia de hondura y entrega Curro Díaz frente al mansurrón quinto, al que lidió de salida perfecto José Manuel Montoliu y cuajó el de Linares una faena que reunió armonía e ímpetu. Muy por encima de su oponente, el conjunto estuvo salpicado de muletazos de una composición bellísima. Riesgo, gusto y ambición. Pinchazo, estocada y descabello, saludó una ovación.

FIRMEZA DE GARRIDO, POR ENCIMA DE SU LOTE

Le faltó empuje al segundo de la tarde, un toro noble pero sin fuelle y de embestida descompuesta. Respondió José Garrido con una faena firme y sólida, de buena técnica y asiento rematada de una estocada.

José Garrido arriesgó frente al cuarto, que fue un toro con fondo de mansedumbre al que le faltó celo en los embroques y entrega. Metido el extremeño, consiguió exprimir al animal en una faena de quietud y apuesta. Se vacío Garrido que en tablas planteó un tramo final de faena de gran imposición. Sonó un aviso antes de montar la espada, saliendo volteado aparatosamente en el primer encuentro con el acero, como ya lo había sido durante el trasteo. Plena disposición. En el segundo intento el toro le hizo hilo y arrolló al extremeño que resultó herido y trasladado a la enfermería. Tumbó al toro de dos descabellos Curro Díaz.

Tampoco se arrugó José Garrido que salió de la enfermería para estoquear un sexto toro que no tuvo clase y tampoco entrega aunque quiso tomar las telas con nobleza. Dedicación del extremeño en una labor donde trató de buscar el fondo a su oponente y le extrajo todo lo que llevaba dentro. Cumplió con sólido acento aunque la condición del animal impidió la brillantez. Falló el acero.

Madrid, sábado 1 de octubre de 2016. Toros de Puerto de San Lorenzo, bien presentados, variados de hechuras, serios, cuajados y astifinos. Deslucidos en conjunto, faltos de poder y clase. Curro Díaz, ovación, fuerte ovación con saludos y ovación con saludos; José Garrido, palmas, ovación que recogió la cuadrilla y silencio tras dos avisos. Entrada: Más de tres cuartos de plaza. Sobresaliente: Jeremy Banti. El público obligó a saludar a Curro Díaz antes de que saliese el primero de la tarde. Se desmonteró en el cuarto El Algabeño y destacó lidiando al quinto José Manuel Montoliu.