Adiós Don Fermín…


por Carolina Baquero

Ayer 17 de Octubre de 2016 fue un día triste para el mundo taurino en Colombia, pues falleció el ganadero Don Fermín Sanz de Santamaría, propietario del hierro de Mondoñedo y nieto de Don Ignacio Sanz de Santamaría, quien nos dejó como herencia el hermoso y en este momento olvidado coso capitalino.

Don Fermín nació en la ciudad de Bogotá , parte de sus estudios de bachillerato los realizó en los Estados Unidos y posteriormente los culminó en el Gimnasio Moderno de la capital colombiana. Escogió como profesión la ingeniería agrícola, carrera que también estudió en el país norteamericano.

Don Fermín Sanz de Santamaría en entrevista

Su fallecimiento se produjo tras una larga lucha que estaba dando contra el cáncer a sus 85 años de edad. Quisíeramos los taurinos que Don Fermín no se hubiese ido, y menos sin ver nuevamente abierta la plaza de toros de Santamaría, esa que ha sido y será siempre la casa de su familia y de sus legendarios encierros.

Antes de lidiarse su corrida del 2010 en Bogotá, de manos de Sebastián Vargas, Uceda Leal y Matías Tejela; Don Fermín hablaba de algunos de sus recuerdos taurinos más significativos : “De muchacho vi a Manolete —recuerda Fermín—. Aquel día famoso de 1946 en que cortó una pata. Él (Manolete) nos la regaló y la tenemos como un tesoro. Tantas figuras que han triunfado con nuestros toros, como Domingo Ortega, Dominguín, Antonio Ordóñez. El último que mató Antonio Bienvenida en América fue de Mondoñedo. La piel de ese toro es un tapete de uno de los salones principales de nuestra casa”.

Las exequias se llevarán a cabo el próximo 20 de Octubre en la capilla del colegio Gimnasio Moderno.