Roca Rey profeta en su tierra, a hombros.


por Alberto Lopera

Reapareció en los ruedos Roca Rey. Y lo hizo en su tierra donde ha sido profeta, salió a hombros después de triunfar en el mano a mano sostenido con El Juli en la primera corrida de la feria del Señor de los Milagros.

Las dos orejas le cortó Roca Rey al cuarto, otro toro manejable y que desarrolló nobleza en el último tercio. Con varias largas cambiadas recibió al toro el peruano que abrió faena en la misma boca de riego con un pase cambiado por la espalda ligado a una arrucina que encendió a los tendidos. Labor a más de Roca Rey que pisó los terrenos del toro con aplomo, seguridad y una gran determinación. Encadenados los circulares invertidos, atornilladas las zapatillas a la arena en el pase del desdén, la arrucina, el cambiado por la espalda… Abrochó la faena con un ramillete de bernadinas de notable ajuste. Algo caída la estocada entera. Dos orejas y vuelta al ruedo al toro.

El Juli le cortó una oreja al quinto, un toro con el hierro de Domingo Hernández que lució una gran pitón derecho, de mucha clase en su embestida. Faena larga del madrileño que brilló en el toreo al natural llevando larga y templada la embestida del animal. A gran nivel el toreo en redondo, de mucha profundidad y con la mano baja, muy baja. Pinchó en el primer encuentro, dejando una estocada arriba y trasera a la segunda.

Lima (Perú), domingo 6 de noviembre de 2016. Toros de Garcigrande y Domingo Hernández (5º). El cuarto, Veleto, número 30, colorado, de 525 kilos, premiado con la vuelta al ruedo y el quinto, Rabanillo, número 86, colorado, de 540 kilos, premiado con la vuelta al ruedo. El Juli, ovación con saludos, silencio y oreja; Roca Rey, silencio tras aviso, dos orejas y silencio. Entrada: Lleno. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Renatto Motta, Rodolfo Rodríguez “El Pana” y Víctor Barrio.