Colombo indultó en Cañaveralejo


por Carolina Baquero

IMG_0902 - COLOMBO A HOMBROS EN CALICon un encierro de Vistahermosa de variada presentación y juego, se llevó a cabo el segundo festejo del seriado caleño, previo a la temporada grande. Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio por los ganaderos Antonio García y Fermin Sanz de Santamaria.

Abrió la segunda tarde de Toros para todos el novillero Andrés Manrique, quien brindó la lidia y muerte de su promete novillo al ganadero del día, Don Francisco García y al recientemente fallecido, ícono de la cabaña colombiana; Don Antonio García. El novillo fue atento, noble, escaso de fuerzas, sin picante y apenas dejándose torear por Andrés que estuvo correcto técnicamente por las dos manos, especialmente con la mano izquierda. Faltó por parte del novillero poner la emoción que no tenía el toro para generar mayor conectividad con el público. Dos pinchazos y estocada. Silencio y palmas al toro.

El cuarto de la tarde y segundo en turno para Andrés Manrique, no era un novillo fácil, exigía el carnet para entender la lidia correcta, era un novillo con genio, raza, calidad y bastante pronto. Andrés estuvo muy dispuesto, con una técnica muy clara y aplomo, le haría mucho bien poder generar mayor emotividad. Mató de estocada efectiva, algo trasera. Oreja y arrastre lento.

Muy variado y lúcido con el capote estuvo en sus inicios el novillero venezolano, Jesús Enrique Colombo, quien también ejecutó de buena manera el tercio de las banderillas. Una gran faena ejecutó a un noble y bravo novillo que con su dulzura y raza le permitió lucirse y hacer vibrar a Cañaveralejo; con tandas en redondo con las dos manos, muy limpio cada pase y con muestra de su plazeo. Dos orejas simbólicas tras indultar al novillo.

IMG_0728 - ALOSNERO INDULTADOColombo vio en el quinto la otra cara de la moneda, con un novillo alto de agujas, que repuchó la vara, se dolió en las banderillas e incomodó durante toda la faena. Los méritos todos fueron para el torero de Venezuela, quien con una faena de unipase trató de ahormar la embestida de si oponente, que buscaba el cuerpo del torero y se revolvía en un palmo de terreno. Demostró Colombo que puede con los buenos y con los malos también. Pinchazo y estocada. Saludo desde el tercio.
Nada fácil le tocó con el tercero de la tarde a Sebastián Hernández, debido a los defectos del astado, que fuera de malas ideas, cortó los terrenos, rebrincaba y trompicaba la muleta. Al de Sogamoso hay que valorarle la actitud y el valor, pese a su poca experiencia, hecho que se vio marcado en la falta de orden y coherencia en la faena.

Algo más descompuesto se le vio a Sebastián, quién se encontró con un novillo que aprendió muy rápido y que entendió que por delante tenía un novillero al cual podía dominar. Hubo algunas tandas pero poco templadas… en la cara de Hernández se veían las ganas pero quizás los nervios lo traicionaron e incluso dos fuertes sustos le hizo pasar el de Vistahermosa. Pinchazo hondo y varios intentos de descabello. Leves palmas.