Juan Gómez triunfó en Cañaveralejo


por Carolina Baquero

dinastiaToros para todos la temporada PRE feria de Cali dio inicio hoy a las 8 de la noche, con un cuarto de aforo. Se lidiaron tres novillos del hierro de La Torre y tres de Ernesto González Caicedo, de buena presentación y juego irregular.

Juan Camilo Alzate, un novillero bogotano de amplia experiencia; inició su faena por verónicas algo destempladas. Su faena estuvo fundamentada sobre la mano derecha, con irregularidades en ritmo, tanto del torero como del toro; hubo momentos de ligazón y conexión, cuando Alzate no le destapaba la cara a este novillo que le faltó clase y transmisión; aunque siempre estuvo en El Centro del redondel y peleó en el caballo. Pinchazo y estocada. Leves palmas y palmas al ejemplar.

Un novillo prácticamente sin posibilidades le correspondió a Juan Camilo, quien lo recibió con dos largas cambiadas y algunas gaoneras. No se gustaron entre si, el novillo embestía rebrincando, sin motor y soso; además el torero de desencantó y no logró vislumbrar la faena correcta, se extendió en una actuación innecesariamente. De no ser porque el novillo carecía de fuerza, en más de una ocasión había podido hacer por él. Pasó apuros con la espada Juan Camilo. Leves palmas tras aviso.

Desde Medellín llegó el novillero Juan Gómez “Dinastía”, sobrino del matador José Gómez. Salió con mucha alegría y decisión en novillero desde sus primeros lances con el capote. Con la muleta probó por los dos pitones, más potable fue el derecho, por el cual el torero se lució más e hizo sonar la música… la emoción que embargaba a Gómez hizo que durante la faena aumentará la velocidad de la mano y eso hizo desvirtuar el temple con el que inició y ahogó un poco al novillo que fue atento, pronto y con picante. Tres cuartos de espada trasera. Oreja y palmas al novillo.

El quinto de la noche fue el que brindó mayor emoción en los tendidos de Cañaveralejo, era atento, pronto aunque con poca clase al embestir. El torero paisa supo aprovechar las virtudes del novillo, poniéndole ganas y la velocidad que le imponía el astado.Nunca le quitó la pañosa del hocico, lo dejó respirar cuando el toro lo exigía y aunque le probó los dos pitones, sus pases más valiosos fueron por el derecho, donde ligó y remató de buena manera. Estocada algo desprendida. Dos orejas y vuelta al toro.

Debutó con caballos el manizaleño Francisco Puerta, quien salió muy decidido y serio para enfrentar a un novillo alto de agujas y con mucha presencia. La faena tuvo una gran primera mitad, donde toro y torero estuvieron conectados, hubo temple, pies quietos y sincronía; pero en el ecuador de la lidia se fueron perdiendo los papeles del joven y el novillo buscó el abrigo de las tablas. Dos pinchazos y una estocada acompañada de una fuerte voltereta a Francisco, quien por fortuna salió ileso. Saludo desde le tercio y palmas al novillo.

Los mejores pases de la noche los vimos en las manos del más nuevo del cartel, Puerta, quería mostrar que su mayor deseo es ser matador de toros y que este es el inicio de una lucha que seguirá librando. Estuvo limpio en su faena, ligando y mandando con la muleta; hay aún muchos detalles de colocación por pulir, pero eso hace parte del camino. El novillo fue bueno, enrazado y con recorrido. Tres cuartos de espada, estocada completa y un cierre de petición con pañuelos. Oreja.