Paco Perlaza abre la puerta grande


por Carolina Baquero

Un triunfo del matador Paco Perlaza fue el colofón para la temporada pre feria de la Sultana Del Valle, una tarde que contó con algo más de media plaza.

Se lidió un encierro de la ganadería de Ambaló, propiedad de Don Armando y Pepe Estela. Los seis toros fueron de gran presentación, con cara seria, con presencia de maduros y con un juego desigual. Sobresaliendo el lidiado en primer lugar.

La corrida de toros mixta inició con el rejoneador Willy Rodríguez, quien tuvo algunas fallas en la colocación de los rejones de castigo; sin embargo con las banderillas estuvo correcto en ejecución y colocación. El toro fue supremamente atento, enrazado, bravo y con mucha fuerza al resistir aún tras el fuerte castigo. Rejón contrario qPerlaza hombrosue no fue efectivo y luego tuvo que venir el sobresaliente, Juan Camilo Alzate, quien le puso una buena estocada, que tampoco fue suficiente y tuvo que optar por el descabello. Palmas tras dos avisos y palmas en el arrastre.

Diego González no tuvo mucha suerte con su astado, Timonel, que era noble pero con escasas fuerzas; le costaba mucho pasar por la muleta del caleño y por tal motivo tuvo que ejecutar una faena de unipase. Trató de probarlo por los pitones pero no era cuestión de pitón, era de motor, incluso se le veía al toro que quería arrancar pero no podía. Pinchazo hondo y varios intentos de descabello. Pitos.

Cómo tercer alternante Paco Perlaza, el torero de la tierra, quien siempre ha sido un torero comprometido, alegre, decidido y amante de su profesión. Una faena de mucha exposición ante un toro noble, con clase aunque con poca fuerza, Paco debía ayudarle para que pasara por su muleta al son que él quería… de rodillas, en redondo, con el compás abierto, de todas las maneras posibles para conectar con el público. Estocada hasta la empuñadura. Dos orejas y palmas al toro.

Cesar Manotas de la ciudad heroica de Colombia, Cartagena, no se pudo dejar ver porque se encontró con un toro manso y parado. Realmente no hubo faena, fueron momentos de unipase y de emoción por parte del torero que quería lucirse en la que considera su plaza, pero no le fue posible. Estocada tendida. Palmas.

Un toro de muy seria estampa y con raza fue el que salió en quinto lugar para el torero José Fernando Alzate, quien tuvo mucha disposición para lograr algunas tandas ligadas aunque sin temple. La faena se vino a menos al igual que el toro, además de buscar el cuerpo del torero. Pinchazo y muy buena estocada.

Cerró la tarde el matador de toros David Martínez, que puso todo el corazón y la entrega necesaria para agradar a los aficionados de Cali, tierra donde nació. El toro fue complicado, llevaba la cara arriba y tenía embestida incierta, aptitudes que complicaron la situación en el ruedo, sin embargo la actitud del torero hizo ver mejor al ejemplar, desde el capote donde fue muy variado Martínez, ejecutó el tercio de banderillas y con la muleta estuvo correcto. Estocada de buena colocación y descabello. Palmas.

FOTO DE JULIAN VELASCO