Ramsés convence a Cali


por Carolina Baquero

ramsésLa Feria taurina de Cañaveralejo número 60 ha iniciado hoy 25 de Diciembre, con la corrida de colombianos , tres nombres importantes en el escalafón nacional; quienes vinieron con el ánimo de triunfar pero sólo Ramsés logró cortar una oreja.

Se lidió un encierro muy bien presentado de Juan Bernardo Caicedo, con cuatro primeros toros encastados que pusieron el punto de alegría y calidad en la plaza. Los últimos dos toros se vinieron a menos.

El primer ejemplar que le correspondió al caleño Paco Perlaza, de salida fue avanto, desatendido y poco manejable para llevarlo al caballo de Clovis Velásquez, sin embargo finalmente cuando acudió al caballo lo hizo de buena manera. La faena de Paco fue de mucha importancia por la calidad de su toreo ante un ejemplar con genio, casta y nada fácil de comprender, pero Perlaza logró aprovechar las condiciones del animal para llevar su faena a los aplausos de los aficionados. El toro tuvo momentos de mayor atención y conexión. 3/4 de espada efectiva. Petición de oreja y saludo desde el tercio. Palmas al toro.

No tuvo tanta suerte en con el segundo de su lote, tanto que no quiso brindarlo porque no confiaba en él desde su salida. La faena inició un poco apagada porque el toro aunque era atento, no quería atender con prontitud y clase; pero poco a poco Paco bajaba la mano logrando someterlo, hasta que logró dominarlo y embeberlo en la pañosa, no podía ser totalmente ligada la faena pero sí lograba dar unipases con temple, tanto que la música sonó y la actuación se fue de menos a más. Pinchazo, estocada completa pero de defectuosa ubicación, por su colocación contraria; y dos descabellos. Leves palmas.

Cristóbal Pardo saludó a Cali con una variada presentación con el capote en su primer ejemplar, el cual fue muy bien picado y mostró nobleza desde su salida. La faena fue de caricias ante el poco motor del toro, que tenía calidad pero con poco recorrido y de cortas distancias. Cristóbal siempre le mantuvo la muleta en el hocico para darle continuidad a la faena y dando algunas pases de rodillas para lograr encender al público que se apagó a medida que el toro mermaba sus condiciones. Estocada completa, un poquito desprendida. Palmas y palmas al toro.

Al quinto toro de la tarde Cristóbal no quiso ejecutarle el tercio de banderillas por las condiciones poco favorables del ejemplar, y efectivamente fue un tercio muy complicado y deslucido para los subalternos. No la tuvo nada fácil el caldense con un toro manso, desclasado, sin picante y agarrado a la arena; una faena de uni pase ante la falta de transmisión del astado. Estocada defectuosa pero efectiva.

El capitalino Ramsés Ruíz hizo sonar con prontitud la música en lo alto de los tendidos, ante una faena de gran calidad, temple, limpieza y con la mano desmayada sobre la arena. El toro que le correspondió fue atento, noble y con prontitud. La afición de Cali se conectó fácilmente con el toreo de Ramsés, valoraron cada uno de los pases que lograron en conjunto ser una faena con norte y brillantez. Pinchazo y estocada de muy buena colocación. Oreja y palmas al toro.

Con un brindis al respetable en el sexto de la tarde noche, se dio inicio a la faena de Ramsés, quien vio probabilidades con un toro bajo y que en su comportamiento mostraba alegría y atención a los engaños. Probó los dos pitones, siendo más potable el derecho, ya que con el izquierdo calamocheaba y trompicaba la muleta; el viento también molestó mucho y aumentaba la dificultad. Se fue a menos la faena desafortunadamente, poco le duró el motor al toro, aunque la voluntad y las ganas de triunfo del bogotano, no cesaron. Estocada completa y un poco desprendida. Leves palmas.