Salento el máximo triunfador


por Carolina Baquero

IMG_0433Una gran entrada hoy en Cañaveralejo, casi lleno en los tendidos para disfrutar de una tarde de buen toreo donde habrían podido ser más orejas sino fuera por el acero.

Se lidió un encierro de la ganadería de Salento de buena presentación y el juego más destacado de toda la feria. El balance es excelente seis toros con recorrido y casta, mejores los primeros cuatro; los dos restantes fueron buenos pero se apagaron al final.

La tarde inició con un punto muy alto por parte de Luis Bolívar, quien recibió al toro con tres largas cambiadas que emocionaron a un público que no es fácil de convencer en un primer toro. El ejemplar era pronto, con picante y motor; aunque con poca clase y viniendose a menos, marcando una embestida a veces incómoda para el torero porque debía perderle pasos para no verse cogido. La faena de Luis Bolívar fue contundente, templado y ordenado; transmitiendo las ganas que lleva adentro el torero vallecaucano. Dos orejas tras estocada completa, fulminante y un pelín desprendida. Vuelta al toro.

Faena seria y aplomada la de Bolívar al cuarto de la tarde, a un toro bravo con cara de señor. Tandas largas y ligadas , aunque faltó un poco de limpieza frente a la muleta. El toro fue bueno, bravo e impuso su genio en el ruedo; hecho que hizo que una vez fue arrastrado fuera aplaudido. Pinchazo y estocada tendida. Palmas.

El matador de toros español David Mora construyó una faena de brazo largo, temple y fundamentada más que todo en la mano derecha, aunque probó el izquierdo pero era el menos potable de los pitones. La afición caleña se degustó con el toreo de David, quién entregó su mejor actitud y su experiencia, en el ruedo de Cañaveralejo; donde también mostró su bravura el toro de Salento. Un tercio de muerte muy lamentable que le hizo perder las orejas que ya tenía en la chaquetilla; pinchazo, espada atravesada y espada completa caída. Saludo desde el tercio y palmas al toro.

La segunda faena de David Mora fue menos lúcida debido a las condiciones del toro, que tuvo un buen inicio y mostraba cualidades positivas, pero que se fue apagando lentamente, costándole pasar por la pañosa. Mora cuidó las virtudes del toro, lidiadolo con suavidad, dandole los tiempos y espacios que necesitaba para no ahogarse. Una estocada tendida y de lenta acción. Saludo desde el tercio.

Un toro con un gran recorrido tuvo el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza quien estuvo muy decoroso y virtuoso en su actuación a partir del segundo rejón de castigo, porque en el primero falló dejándolo colgando en el toro con palo y bandera incluidos. El tercio de banderillas fue el más sobresaliente y los cambios de terreno cerrado a tablas. Perdió las orejas al descordar al toro con el rejón de muerte. Palmas y palmas al toro.

Selló la noche Pablo Hermoso de Mendoza con una faena de bastante vistosidad, toreando con emoción y calidad, con menos limpieza que la primera pero con la variedad y exposición necesarias para satisfacer al público. Lamentablemente el toro que inició con buen motor, se agotó ante una faena tan larga y esto le dificultó al rejoneador entrar a matar, tanto que tuvo que bajarse del caballo y descabellarlo sin haberle puesto ningún rejón de muerte. Palmas.