José Arcila, profeta en su tierra


por Carolina Baquero

arcila orejaUn poco de frío en la capital caldense para el inicio de la corrida, que tuvo casi un lleno en sus tendidos, además con una fuerte presencia de gente joven que está aumentando el semillero de afición en Colombia. Este es el caso del tendido 1 dónde están los dueños del abono joven y que hoy se vistieron de camiseta blanca y pañoleta roja.

Se lidiaron seis toros De Santa Barbara de muy buena presentación, variedad en sus pelajes y armados de cara. El juego fue desigual, escasearon de transmisión, excepto el cuarto y sexto que sobresalieron, este último premiado con vuelta al ruedo.

Mal inicio de tarde para Luis Bolívar, quien tuvo a cargo un toro sin transmisión y poco recorrido. La faena técnica tratando de encontrar el lado correcto poder lidiar a este que parecía no quería ni ver a Luis, estaba sin ánimo alguno, embistiendo con sosería. Dos pinchazos y estocada de buena colocación. Silencio.

El cuarto de la tarde comenzó siendo muy bueno, transmitiendo y permitiendo el lucimiento de Luis Bolívar, quien en El Centro del redondel ejecutó tres tandas muy buenas en redondo con la mano derecha; luego quiso torearle al natural pero por ese pitón no era bueno… el toro se vino a menos porque su motor no daba para una faena larga, debía ser más abreviada la lidia porque el astado empezó a embestir en línea recta y quedándose a la mitad del muletazo.

Gran evolución la que mostró a su regreso el torero manizaleño, José Arcila, quien estuvo por encima de las condiciones del ejemplar, que tenía poco recorrido y sin mucha alegría; lo que sí debemos abonarle es que duró hasta el final de una faena larga, muestra de su raza. La faena de Arcila fue de menos a más, aumentando así la limpieza y ligazón de las tandas. Estocada efectiva. Oreja.

Algo de aprietos le hizo pasar el toro a José Arcila, ya que acusaba un defecto visual en el ojo derecho, casi cerrado e invidente. El torero debía cruzarse bastante para que el toro acudiera a la muleta, así fuese mal y rebrincado; lo esperaba bastante y quería llevárselo por delante. Cuando quiso torearlo al natural más se recostaba el astado y a medida que avanzó su lidia, era más complicado y peligroso; no pudo ejecutar faena porque cuando lo intentó le tocó defenderse de quién se convirtió en su enemigo. Difícil tercio de muerte, tres pinchazos y una estocada que aunque en mal sitio fue efectiva y además era de mucha valentía entrar a matar este toro. Saludo desde el tercio y pitos al toro.

Debutó hoy en Manizales el español, José Garrido, torero extremeño que gustó mucho en su labor con el capote; chicuelinas de bonita estampa y una serpentina vistosa. La faena fue corta pero de mucha inteligencia pues aprovechó el poco motor que tenía el toro, que estaba algo dormido por momentos pero a su vez fue muy suave y noble; tanto que le permitió ejecutar un toreo artístico y limpio. Garrido lo toreó en los terrenos donde el astado se sentía cómodo y cuando no iba a pasar más por la muleta, decidió cortar la faena y entrar a matar. Estocada en lo alto pero delantera y descabello. Saludo desde el tercio.

Una faena de mucha emotividad la de José Garrido, quien brindó al maestro César Rincón. El toro fue muy bueno, encastado, bondadoso y aunque a veces se quedaba cortito, le permitió al de Badajoz torear para el público, fue muy ligado. Las tandas eran buenas hasta el tercer muletazo, ya al cuarto se trompicaba la muleta y el toro se revolvía; y al torero le faltó quedarse más quieto para que la actuación cobrara más importancia. Al final la afición pidió el indulto y Garrido se dejó equivocar y alargó la faena pidiendo a la presidencia, que le insistía que lo matara y optó por tocarle un aviso para obligarlo a entrar a matar. Estocada trasera. Oreja y vuelta al ruedo al toro.