En Fallas hoy triunfo grande de M.Angel Perera


por Alberto Lopera

perera_hombrosUn gran triunfo obtuvo hoy en la plaza de Valencia Miguel Angel Perera al cortar las dos orejas de su segundo toro de Victoriano del Río al que ejecutó una faena completa de principio a fin. Sin suerte su alternante Sebastián Castella quien fue silenciado mientras Román se llevó una oreja en suprimero.

Sebastián Castella sorteó por delante un toro con fondo que le permitió instrumentar una faena abundante de muletazos s
obre ambas manos y de largo metraje. El de Victoriano del Río no fue un toro fácil, más bien exigente, que reponía sobre el pitón derecho unas veces, otras gazapeaba o se quedaba más corto. No regaló ninguna embestida. A la faena del francés, rematada de pinchazo y media estocada, le faltó conectar con los tendidos.

Apenas duró un suspiro la faena de Miguel Ángel Perera al que hizo segundo. Apenas duró lo que tardó el extremeño en someter y obligar al victoriano en una serie sobre la mano derecha. Cantó la gallina el toro, que no quiso pelea alguna desde ese momento.

 Al burraco de Victoriano del Río no le sobraron las fuerzas, falto de transmisión y de empuje, el extremeño lo llevó a media altura en los primeros compases. No le pudo someter mucho Perera, sin embargo lo hizo en una serie en redondo ligada y rotunda y en otra en el tramo final como antesala a un broche de faena en terrenos de cercanías donde se mostró como pez en el agua: dos circulares invertidos y completos y engarzados con los de pecho sin enmendar la planta. De largo metraje el trasteo, sonó un aviso antes de entrar a matar y cobrar una estocada entera. Las dos orejas fueron excesivo premio.

Salió con brío el tercero, que se dio un chocazo que rompió parte de las tablas. El valenciano Román, centrado y puesto, se lució en un quite por tafalleras ligadas a una gaonera en el toro de Perera. Con el cuchillo entre los dientes, echó las rodillas en tierra en la apertura de faena: tres derechazos rotundos antes de ligar un cambio de mano y de que el toro le levantase los pies del suelo. Le dibujó la cornada en la ingle el toro y se escapó de milagro. Encogidos los corazones, ni se miró Román. La faena, en los medios hasta que el toro se rajó, estuvo presidida por el valor, la entrega, la ambición y el corazón de Román ante un toro exigente y áspero. Hubo emoción en la plaza, por la verdad y la determinación del valenciano, y la encastada y mansa condición del toro. La estocada entera y caída le entregó en la mano la oreja.

La mecha en el sexto capítulo de la tarde la encendieron Raúl Martí -sensacional el tercer par- y El Sirio, pero se fueron apagando apenas brindó Román el toro al público. Afligido, parado y deslucido el toro, no dio ninguna posibilidad a Román.

Valencia, jueves 16 de marzo de 2017. Toros de Victoriano del Río. Bien presentados y de juego desigual. Un primer toro exigente, incómodo, con fondo; rajado el segundo; áspero y duro el mansurrón tercero; informal, bajo de raza y deslucido el cuarto; noble y manejable pero sin transmisión; parado y deslucido el sexto. Sebastián Castella, silencio tras aviso y palmas tras aviso; Miguel Ángel Perera, silencio tras aviso y dos orejas tras aviso; Román, oreja y silencio; Entrada: Tres cuartos de plaza.