Faenón de Talavante en Castellón, dos orejas.


por Alberto Lopera

talavante_cs2017Gran tarde la vivida en Castellón. Ambientazo en los tendidos con un lleno hasta la bandera que constataba la recuperación de la Magdalena, a pesar de la baja de Roca Rey. La buena corrida que envió Domingo Hernández sirvió para ver la mejor versión de los tres toreros.

Lo mejor de la tarde llegó al final. Inconmensurable Talavante en Castellón. Por fin entró en el corazón de Castellón con una faena para el recuerdo con otro buen toro de Garcigrande. Una obra repleta de magia, inspiración y variedad, rotunda de principio a fin. Tras un inicio con estatuarios, se echó la muleta a la zurda y comenzó una sinfonía de naturales largos, de muñeca suelta y muleta airosa. Preciosos los inicios, igual con un afarolado invertido que con un pase de las flores. Sobre la diestra se hizo presente el toreo desmayado, caído de hombros, y abrochado con la arrucina. Final de bernadinas, con un cambio de mano que pareció infinito, abrochado con el de pecho. Estocada arriba y las dos orejas.

El Juli puso la plaza en pie frente al cuarto. Un manicomio. El madrileño desplegó todo su arsenal técnico y poderoso frente a un toro manso de solemnidad en los primeros tercios al que acabó sujetando en la muleta y cuajándole una gran faena. Salió el toro muy abanto desentendiéndose de los capotes. De tercio a tercio iba provocando el desconcierto en banderillas. Bien Soler con los palos aprovechando las querencias y el viaje del animal. Llegó el último tercio y Juli obró el milagro. Soberbio el torero, toda una lección magistral de cómo lidiar un manso. La muleta siempre por delante, ganando la acción, los terrenos, las alturas… y surgió el toreo roto y despatarrado. Muy entregado el torero al final, con unas luquecinas que enloquecieron. Mató de pinchazo hondo y descabello cortando una oreja.

El quinto fue un buen toro de Garcigrande. Tuvo dulzura y calidad en su embestida, sobre todo fijeza. Castella, que hoy sustituía a Roca Rey, salió con ambición a conseguir su segunda puerta grande consecutiva y eso se notó en su actitud. Faena templada del francés, que acortó distancias y se metió entre los pitones del animal en un final de faena de gran calado en la gente. Abrochó con bernadinas antes de matar de una buena estocada arriba algo trasera. Oreja con fuerte petición de la segunda. Se enfadó Castella, que tiró el apéndice y dio la vuelta al ruedo sin la oreja.

Castellón, sábado 25 de marzo de 2017. Cuarto festejo de la Magdalena. Toros de Garcigrande Domingo Hernández (2º). Descastado el 1º, pitado en el arrastre; 2º a más, con calidad; 3º, bueno; 4º manso pero con opciones en la muleta; 5º enclasado; 6º con calidad y transmisión, el mejor de la tarde. Buena corrida en general, salvo el primero. El Juli, silencio y oreja tras aviso. Sebastián Castella, ovación con saludos tras aviso y oreja con fuerte petición de la segunda; y Talavante, ovación con saludos y dos orejas. Entrada: Lleno